¿Estados Unidos busca gobiernos de transición en Nicaragua y Venezuela?

1024 536 Cuaderno Sandinista

La llegada de Joe Biden a la presidencia estadounidense podría provocar en el escenario geopolítico de América Latina la irrupción de una nueva ola involutiva que consistirá en la implementación de «golpes suaves» con el objetivo sin equívocos de reemplazar a «regímenes insensibles», según la postura de Washington (Nicaragua y Venezuela).

Para hacer esto, Estados Unidos utiliza la táctica del «palo y la zanahoria» descrita por Sherman Kent en su libro Strategic Intelligence for North American World Policy (1949). Los objetivos de este tipo de guerra han sido descritos por este autor de la siguiente manera:

En estas guerras no convencionales, se trata de hacer dos cosas; debilitar la voluntad y resistencia del enemigo y fortalecer su propia voluntad y capacidad de vencer ”. Posteriormente, agrega que los instrumentos de la guerra económica «consisten en la zanahoria y el garrote» por «el bloqueo, la congelación de fondos, el boicot, el embargo con lista negra por un lado y por otro lado». préstamos, tratados bilaterales, trueques y convenios ”.

¿Se está gestando una revolución de color en Nicaragua? Petrocaribe fue creada en 2005 por iniciativa de Venezuela con el objetivo de proporcionar combustible a los países miembros en condiciones de pago ventajosas, como préstamos a bajas tasas de interés. Estaría compuesto por 18 países (incluidos Honduras, Guatemala, Cuba, Nicaragua, República Dominicana, Haití, Belice y diez islas del Caribe). Según las autoridades venezolanas, el país exporta 100.000 barriles diarios a los países del bloque lo que generó una factura de 4000 millones de dólares, parte del cual se pagaría en «contado» y el resto estaría subsidiado.

La nueva estrategia estadounidense sería fortalecer los lazos comerciales y militares con los países de Petrocaribe ante el peligro de contagio mimético de los ideales revolucionarios chavistas al depender exclusivamente del Petrocaribe venezolano para su suministro energético, comenzando por el presidente dominicano Danilo Medina.

Se dice que China ha asumido el desafío de construir un nuevo canal en Nicaragua (Gran Canal Interocéanique) similar al canal del Istmo de Kra que ha planeado entre Tailandia y Birmania para evitar el Estrecho de Malaca, que se ha convertido en «de facto». una vía marítima saturada y afectada por ataques piratas e inauguró en 2010 el gasoducto que conecta China con Turkmenistán y que rodea a Rusia para evitar su total dependencia energética de Rusia y diversificar sus compras. Por lo tanto, Estados Unidos procederá a desestabilizar al gobierno de Daniel Ortega como parte de su estrategia geopolítica global para secar las fuentes de energía chinas.

Por otro lado, la instalación de una estación satélite rusa en Managua (Lago Nejapa) para «controlar el narcotráfico y estudiar fenómenos naturales» habría provocado el nerviosismo del Pentágono, que acusa a Rusia de «utilizar a Nicaragua para crear una esfera de» «espionaje militar a través del Sistema Global de Navegación por Satélite (Glonass), el equivalente al GPS estadounidense». Así, hemos sido testigos de la aprobación por parte del Congreso y el Senado de Estados Unidos del proyecto de ley conocido como Nica Act (Ley de Condicionalidad de Inversiones de Nicaragua de 2017), que, según la estrategia de Kent, tiene como objetivo congelar los préstamos internacionales de las instituciones satélites estadounidenses (World Banco y Banco Interamericano de Desarrollo), en Nicaragua con el objetivo declarado de provocar su hambruna financiera y la asfixia económica que resulta de ella.

Finalmente, no se descarta que el caos económico pueda desembocar en una «revolución patriótica o de color» que, bajo el control remoto de la CIA, obligue a las élites gobernantes a organizar nuevas elecciones generales para acabar con la herencia sandinista y devolver a Nicaragua a la senda de las «democracias» protegidas por Estados Unidos.

¿Estados Unidos busca un gobierno de transición en Venezuela? La decisión de Nicolás Maduro de confiscar la planta de General Motors ha sido vista por la administración Trump como un ataque a los intereses de las multinacionales estadounidenses, escenario que será explotado por el secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson (ex presidente y CEO de Exxon Mobil) cuando Fue nacionalizado en 2007 por Hugo Chávez, para intentar un golpe de Estado contra Nicolás Maduro. Se dice que Exxon Mobil es parte de la cuarta rama del gobierno de los Estados Unidos, una verdadera potencia en la sombra que toma decisiones de política exterior. La revolución chavista ya ha sido declarada por Rex Tillerson «enemigo peligroso de Estados Unidos».

Además, el acuerdo chino-venezolano, por el cual la empresa petroquímica estatal china Sinopec invertirá $ 14 mil millones para lograr una producción diaria de petróleo de 200.000 barriles por día de crudo en la faja petrolífera del Orinoco (considerada el campo petrolífero más abundante del mundo), sería un misil en la línea de flotación de la geopolítica global estadounidense (cuyo objetivo inequívoco sería secar las fuentes de energía de China). Rex Tillerson dijo: “Estamos sopesando nuestras opciones políticas, mirando qué podemos hacer para generar el cambio que deja a Nicolás Maduro.

Tras una sistemática e intensa campaña de desestabilización basada en escaseces selectivas de necesidades básicas, especulaciones obscenas, la amplificación mediática de la creciente inseguridad ciudadana, la toma de calles por parte de la oposición y la aplicación de sanciones al crudo venezolano para provocar default o suspensión de pagos y tras el fiasco de Juan Guaidó, acudiríamos a la fase final de la trama para conseguir la salida de Nicolás Maduro. Estados Unidos espera que luego del exilio de los líderes chavistas en Cuba, Venezuela proceda a la formación de un gobierno de transición integrado por figuras consensuadas de la oposición y del chavismo que deberá preparar una nueva elección presidencial para 2022, tarea para lo cual la participación de Cuba parece fundamental.

Escrito por: Germán Gorraiz López, analista político

*Las opiniones expresadas por los analistas no pueden tomarse como las de los editores del portal. Solo comprometen la responsabilidad de los autores.

Fuente: agoravox

También, te puede interesar:

Golpe suave: estrategia de EE. UU. para cambiar sistemas

14 diferencias entre Protestas Populares y golpes suaves

Movimiento San Isidro, un nuevo intento de “golpe blando” en Cuba

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.