Aún es tiempo de las Mariposas

1024 536 Cuaderno Sandinista

Compartimos un artículo de Carla Caldera, titulado «Aún es tiempo de las Mariposas». A continuación se presenta el texto:


‘Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte».

Esta es la frase, de la activista dominicana Minerva Mirabal que respondía a principios de la década de los 60 a quienes le advertían que el régimen del presidente Rafael Leónidas Trujillo iba a acabar con ella y sus hermanas.

Las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal nacieron en la provincia de Salcedo, en República Dominicana. El lugar hoy lleva su apellido, en honor a su lucha en la contra el régimen de Trujillo, que terminó con el asesinato de las tres en 1960. La fecha en que sus cuerpos fueron encontrados, se ha convertido en la celebración internacional del “Día para eliminar la violencia contra la mujer”, instaurado por la ONU en 1999.

Las tres hermanas fueron apodadas como “Las Mariposas”; iniciaron activamente a participar en la lucha contra Trujillo. Minerva y María Teresa fueron constantemente asediadas por sus opiniones y acciones políticas, siendo apresadas varias veces. Además Minerva sufrió también el acoso de Trujillo, que al verse rechazado en sus avances amorosos, complicó la vida de la familia entera de las Mirabal. Minerva estudió Leyes, María Teresa matemáticas y Patria era mecanógrafa; todas se casaron jóvenes, con hombres igualmente embarcados en la causa política.

Las hermanas Mirabal integraron diversos movimientos que intentaban traer abajo a Trujillo. En 1960, Minerva y María Teresa fueron nuevamente apresadas y condenadas a tres años de cárcel, pero tras presiones al régimen de Trujillo, fueron liberadas a los pocos meses. Sus maridos en cambio, permanecieron encarcelados.

Ese mismo año, Patria, María Teresa y Minerva fueron interceptadas en un auto por la polícia secreta, quienes tras ahorcarlas y golpearlas, las dejaron caer a un barranco tratando de encubrir el crimen como un accidente. El impacto no se hizo esperar: eran líderes, eran madres, eran mujeres con voz, lo cual acentuo la indignación encontra de la violencia del régimen trujillista.

El crimen conmovió a la nación, cansada de tres décadas de violencia. Al año siguiente, Trujillo fue asesinado.

Las Mirabal tenían otra hermana, Belgica, apodada Dedé, quien desde el crimen continuó con el legado de su familia.

Las mariposas y su poder trascendental.

Las Mirabal sacaron sus brazos de la tumba de forma fuerte.

Y pese a que los homenajes a estas hermanas tardaron en llegar por miedo, hoy Minerva, Patria y María Teresa son un símbolo de la República Dominicana.

Desde 1981 la fecha de su muerte se convirtió en un día señalado en Latinoamérica para marcar la lucha de las mujeres contra la violencia, realizándose el primer Encuentro de mujeres Latinoaméricanas y caribeñas en Bogotá.

En dicho encuentro las mujeres denunciaron los abusos de género que sufren en el nivel doméstico, así como la violación y el acoso sexual.

En 1999 la ONU lo convirtió en un día internacional.

En el mundo, los derechos de muchas mujeres aún no se respetan y muchas no tienen acceso a la educación.

De hecho, la violencia de género ha llegado a ser calificada de «pandemia» en América Latina donde, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de 2013, «entre la cuarta parte y la mitad de las mujeres declaraban haber sufrido alguna vez violencia de parte de un compañero íntimo».

Según la ONU, la violencia en sus propios hogares es la principal causa de las lesiones que sufren las mujeres entre 15 y 44 años de edad en el mundo.

En el caso de América Latina, la investigación de Naciones Unidas determinó que entre el 30% y el 40% de las mujeres del continente ha sido víctima de algún tipo de violencia intrafamiliar.

En Chile, el 60% de las mujeres que viven en pareja ha sufrido algún tipo de violencia, en Colombia más del 20%, en Ecuador el 60% de las que residen en barrios pobres y en Argentina el 37% de aquellas que tienen entre 16 y 49 años.

En Estados Unidos, donde una mujer es agredida cada 15 segundos, la tercera parte de las que son internadas de emergencia en los hospitales ha padecido la violencia en su propio hogar.

Por eso, pese a que ya ha pasado sesenta años desde la muerte de las hermanas Mirabal, aún es tiempo de las mariposas.

También, te puede interesar:

El asesinato de 3 mujeres: Origen al día mundial de la No violencia contra la Mujer

Nicaragua: Gobierno prepara diagnóstico por delitos contra mujeres

La mujer y la Revolución Social

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.