La lucha por la emancipación de la mujer, aún continúa

1024 536 Cuaderno Sandinista

Compartimos un artículo de Carla Caldera, titulado «La lucha por la emancipación de la mujer, aún continúa». A continuación se presenta el texto:


De manera extra oficial, los orígenes del día internacional la eliminación de la violencia de la mujer se remontan a 1981, cuando militantes y activistas en favor del derecho de la mujer alzaban sus voces en protestas ante la violencia de género. Su origen se da bajo la necesidad de honrar la memoria de las hermanas Mirabal, tres activistas políticas de República Dominicana que fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del dictador dominicano, Rafael Trujillo.

La ONU y la violencia basada en el género

Dos años antes eb 1979, las Naciones Unidas consiguieron la aprobación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, sin embargo, la violencia contra mujeres y niñas continuó, siendo un grave problema a nivel mundial, por lo que se precisaba una normativa concreta en dicho aspecto.

Por tal razón, la ONU en 1993 también emite una resolución que incluye la emblemática «Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer», sentando las bases que puedan aportar a un futuro libre de violencia de género.

En el ámbito este ámbito la Asamblea General adopta en el año 2000 la resolución, que designaba el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, invitando a gobiernos, organizaciones internacionales y a ONG a tomar manos en el asunto y coordinar actividades todos los años en esta fecha que eleven la conciencia pública.

Pero aun queda un largo camino que recorrer a nivel global. Hasta la fecha, solo dos de cada tres países han prohibido la violencia doméstica, mientras que en 37 estados todavía no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima. Además, en otros 49 estados todavía no existe legislación que proteja a las mujeres de la violencia doméstica.

Existen datos difundidos tanto por los Estados como por las Naciones Unidas que indican que, entre las víctimas de todas las muertes intencionales en las que están involucrados los miembros de una pareja, casi un 80% de las víctimas son mujeres. Los feminicidios, en el seno de la pareja o de la familia y en otras circunstancias, y las muertes violentas de mujeres por razones de género persisten en todos los rincones del mundo y constituyen una epidemia global que impregna tanto la esfera privada como la pública. El MESECVI y muchos Estados (Australia, Austria, Canadá, Ecuador, Egipto, España, Georgia, Guatemala, Italia, Nicaragua, Noruega, Portugal, Reino Unido, Suecia, Suiza y Turquía), algunas instituciones académicas y ONG (procedentes de Australia, Croacia, España y Reino Unido) han facilitado a la Relatora Especial sobre la violencia contra las mujeres datos sobre los feminicidios.

Y es que aun existen intentos de retroceder con dichos procesos lo cual continúa debilitando la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres con ataques y malas interpretaciones del término género, pese a su uso en los documentos de la ONU, para definir la violencia contra las mujeres como violencia por razones de género. 

La violencia por razones de género sigue quedando en gran medida impune a nivel mundial. Las mujeres, adolescentes y niñas luchan por tener acceso a una justicia equitativa, imparcial y con plazos razonables, pero la impunidad persiste en los casos de feminicidio, violencia sexual, acoso y otros delitos violentos y discriminatorios contra ellas.

 Actualmente han surgido nuevos tipos de violencia contra las mujeres por razones de género. Entre ellos se cuenta la violencia contra las mujeres en Internet, que se está extendiendo rápidamente y supone un peligro significativo. Los fenómenos conocidos como “doxing”, “sextorsión” y “trolleo”, así como la distribución no consensuada de contenidos íntimos, llamado también “porno vengativo”, estos ya se han empleado como métodos de intimidación contra defensoras de los derechos humanos, mujeres activas en la política, periodistas, blogueras, mujeres jóvenes, mujeres pertenecientes a minorías étnicas y mujeres indígenas, mujeres afrodescendientes, mujeres de la comunidad LBTIQ, mujeres discapacitadas y mujeres de otros grupos marginados. Los intermediarios del ámbito de Internet (redes sociales) y los Estados tienen la responsabilidad conjunta de impedir esa ciberviolencia contra las mujeres y ademas hacerle frente.

Las mujeres aun deben afrontar a diario actos discriminatorios encontrar de ellas, en los ámbitos del empleo, la educación, el matrimonio y el derecho a la propiedad, así como la negación de servicios y derechos sexuales y reproductivos que incluyen el derecho a elegir sobre su propio cuerpo y la maternidad deseada.

También aún persisten muchas prácticas nocivas como las desapariciones, la trata de mujeres con fines sexuales, la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil y forzado, tipos de violencia de género que se ven exacerbados por los estereotipos de género discriminatorios que persisten y que impiden a las mujeres ejercer plenamente su autonomía y la dignidad que les corresponde como seres humanos.

Es por tales razones que se debe enfatizar enesta época en la cual más mujeres se implican en la política, todos los mecanismos internacionales y regionales el conocimiento sobre las diversas manifestaciones de la violencia que van desde el acoso en las redes sociales o una cobertura sexista en los medios de comunicación de las mujeres activas, hasta llegar al feminicidio a nivel local en varios países. Deben desarrollarse herramientas concretas para identificar y hacer frente a estos nuevos tipos de violencia contra las mujeres que ejercen sus derechos políticos.

En conclusión los Estados, la sociedad civil y a otras partes interesadas deben intensificar sus esfuerzos por erradicar la violencia contra las mujeres y garantizar que no se tolere ningun tipo de discriminación por genero. Además, de poner fin a la epidemia global de muertes violentas de mujeres conocidas como feminicidios y a brindar apoyo a las voces que se alzan contra la violencia endémica hacia las mujeres.

«El nivel de civilización, al que han llegado diversas sociedades humanas, está en proporción a la independencia que gozan las mujeres»

Flora Trista.

También, te puede interesar:

Aún es tiempo de las Mariposas

El asesinato de 3 mujeres: Origen al día mundial de la No violencia contra la Mujer

Nicaragua: Gobierno prepara diagnóstico por delitos contra mujeres

La mujer y la Revolución Social

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.