Gral. Augusto C. Sandino: «No es justo que anden en harapos los hombres que están fundando la libertad de Nicaragua»

1024 536 Cuaderno Sandinista

Compartimos con nuestros lectores un Comunicado que escribió el Gral. Augusto C. Sandino el 20 de octubre de 1931, titulado «No es justo que anden en harapos los hombres que están fundando la libertad de Nicaragua». A continuación se presenta el texto original:


Comunicado

20 de octubre de 1931

Hemos hecho sentir que no disponemos de ningún Gobierno indohispano y mucho menos de cualquier otra nación del globo. Nicaragua está directa y únicamente representada por nuestro Ejército y por lo mismo confiada a sus propios esfuerzos y recursos. Con ese motivo se han girado órdenes a nuestras columnas expedicionarias, para que perciban de nacionales y extranjeros todo lo indispensable para su mantenimiento. Muchas veces se han dado casos de que al llegar una de nuestras columnas a cualquier hacienda o heredad que está en territorio nacional, se toman las mercaderías y provisiones existentes en el lugar, y hasta llegan a ocurrir casos en que nuestros soldados quitan zapatos y vestidos a los proletarios, porque más que ellos necesitan eso nuestros hermanos soldados, y porque no es justo que anden envueltos en harapos los hombres que están fundando la libertad de Nicaragua. En eso ha consistido que muchos miserables nos den el calificativo de «bandoleros»: pero será la historia la que se encargue de hacernos justicia, principalmente si se comprende que los capitalistas despojados, son los primeros y directamente responsables de cuanto ha venido pasando en Nicaragua, porque ellos trajeron a los mercenarios yankees al territorio nacional.

Evitar a todo trance los incendios; no hay necesidad de que queden ruinas. Bastaría con que los muchachos llevaran destornilladores, para que destornillen puertas y ventanas, y las quemen junto con los enseres de lo que haya necesidad de destruir, como castigo y para sembrar el temor.

Este procedimiento es muy práctico y eficaz, y es bueno que veas de infundirlo a tus lugartenientes. Casas quemadas quedan a modo de acusación. Casas sin puertas provocan sonrisas y el castigo queda visible.

Referencias: Ramírez, S. (1984). «El pensamiento Vivo / Augusto C. Sandino». Tomo II. Editorial Nueva Nicaragua, colección de pensamiento vivo 4. p. 200 – 201

También, te pude interesar:

Gral. Augusto C. Sandino: «La guerra de los opresores de Pueblos Libres será matada por la guerra de Libertadores»

Gral. Augusto C. Sandino: «La Chula» y el combate de Las Cruces

Gral. Augusto C. Sandino: «Carta a Blanca Sandino»

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.