Mensaje del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora

1024 536 Cuaderno Sandinista

El Presidente Comandante Daniel Ortega y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo dirigieron un mensaje a las familias nicaragüenses este 8 de marzo, en ocasión del Día Internacional de la Mujer.

En el acto participó la Ministra de la Mujer, compañera Jessica Padilla Leiva; la Ministra de Educación, compañera Miriam Ráudez; la Presidenta de Inifom, compañera Guiomar Irías; la Ministra de Salud, doctora Martha Reyes; la primer Vicepresidenta de la Asamblea Nacional, compañera Maritza Espinales y la Procuradora General de la República, compañera Wendy Morales.

La Compañera Rosario Murillo destacó este 8 de marzo que “las mujeres tenemos el protagonismo en todos los espacios y en el hogar el protagonismo y la responsabilidad de transmitir valores, de trasladar valores como trasladamos valores tradicionales de generación en generación; como pueblo lleno de amor porque si en algo nos distingue es el afecto, el corazón que ponemos en todo lo que hacemos y sobre todo las mujeres. Nos distinguimos porque ponemos el alma, el corazón en todo lo que hacemos”.

Recordó que “un día como hoy sabemos que somos privilegiadas porque hemos venido alcanzando importantes logros que refuerzan, fortalecen nuestros derechos a protagonizar en todos los espacios de participación y de poder. 50% constitucional hemos alcanzado las mujeres, gracias a nuestro esfuerzo, a nuestro heroísmo, a nuestro trabajo y aun gobierno solidario, a un gobierno que respeta los derechos de todos y el derecho de las mujeres a vivir como merecemos, con el reconocimiento de nuestra dignidad y nuestros talentos”.

Nosotros cada 8 de marzo revisamos, reflexionamos, pensamos y decimos hemos avanzado, hemos caminado y merecemos esos avances que son nuestros reconocidos en la Carta Magna, pero también nos hace falta mucho. Es un cambio cultural el que tenemos que lograr, es un aspecto importantísimo el hecho que la Constitución establece la equidad y establece que debemos estar en equidad, precisamente en todos los espacios de la vida, de la vida pública, de la vida en los términos de cargos y responsabilidades que significan ejercer el poder, que significa decisión o capacidad de decisión”.

Expresó que es un privilegio en este mundo, avanzar porque lo hemos logrado nosotros con nuestra presencia, con heroísmo en las luchas que nos ha tocado librar para que Nicaragua como dice Sandino “Sea libre porque tiene hijos e hijas que la aman”.

¿Qué nos hace falta? Mucho por supuesto, pero sobre todo nos hace falta trabajar duro por ese cambio de cultura pasar a garantizar en esos mismos espacios donde tenemos voz, voto y donde podemos decidir el respeto a nosotras las mujeres y a la vida de nosotras las mujeres. El respeto en la casa, en la familia, en la comunidad y el respeto en los lugares donde trabajamos en los mercados, en las oficinas, en el campo; respeto a nuestro trabajo, a nuestra capacidad, a nuestros talentos y a nuestras vidas en términos físicos. Eso todavía para nosotros es un rezago, esa manifestación de violencia contra las mujeres en distintas formas, acoso, maltrato, también al final nos quitan la vida. Eso no puede continuar, tenemos que trabajar duro desde todos los espacios, desde el Gobierno, desde la juventud.

Destacó que el Gobierno de Nicaragua dio un paso importante desde las escuelas porque son valores que deben irse transformando, desvalores de una cultura que nos enajene, que nos denigre, que nos humilla y que mucho tiene que ver con la pobreza que hemos sido sometidos. El esfuerzo para cambiarnos nosotros mismos desde los niños, desde pequeños asumir el respeto y asumir la equidad, asumir que todos somos seres humanos y que todos somos hijos de Dios.

Enfatizó que “Los valores tienen con particularidades propias y las mujeres con nuestras particularidades, pero todos con cariño que es lo que debemos alcanzar, con cariño y amor procurando armonía en el hogar, en la familia, en el trabajo, en el estudio, en las escuelas; sobre todo aprendiendo a crecer ya con una mentalidad distinta que nos permita avanzar, en eso que nos atrasa, en eso que nos ofende que es la violencia contra nosotras las mujeres. Hemos compartido la necesidad de comprometernos más en distintas tareas que nos permitan alcanzar ese objetivo de vivir sin violencia en todos los campos y sin violencia contra nosotras las mujeres”.

La violencia es una derrota de la humanidad, la violencia es una expresión de odio que no podemos permitir en nuestras vidas de ninguna manera, en ninguna forma. Cuánto sufre la humanidad, el mundo; cuánto hemos sufrido en Nicaragua por la violencia y hemos dicho: ¡Con odio Nunca más!”

Recalcó que “la violencia, maltrato, acoso contra las mujeres y la violencia sexual todo eso son expresiones de odio, como la violencia social, política son expresiones de odio que en Nuestra Nicaragua no queremos más y vamos a continuar trabajando para frenar esa epidemia porque es una epidemia o es una pandemia “La Violencia contra las mujeres” pero vamos a trabajar duro todos juntos desde los valores”.

La Vicepresidenta Rosario Murillo subrayó que “las mujeres tenemos el deber de promover, trabajar y movilizarnos en esa dirección, pero hay que trabajar también en la familia y hay que trabajar con los varones y niños porque es un problema de la sociedad, no es un problema solo de las mujeres y muestra atraso y rezago que ya no queremos y que ya no debemos admitir y ni aceptar, trabajando juntos con la ternura que nos conocemos con ese corazón animado, alentado, enamorado de la vida. Ese corazón que nos conocemos en trabajar, avanzar y dedicar a convencer a aquellos que todavía no se convencen de que nosotras las mujeres tenemos el derecho a vivir libre de violencia, a vivir sin ataque, sin atropellos en nuestra dignidad humana y ser reconocida como seres inteligentes, talentosos y sensibles como somos”.

La Compañera Rosario Murillo dijo que hoy la Jefa de las Comisarías de la Mujer a nivel nacional hizo una presentación especial hablando de todo lo que vamos a hacer para continuar acompañando a las mujeres y todo lo que hace falta hacer en términos de la justicia del Sistema Judicial.

Esa demanda de nuestro pueblo de condenar con las máximas penas los crímenes de odio entre ellos los crímenes contra las mujeres se cumpla eficazmente. Hoy nosotros nos sentíamos con más conciencia de privilegio porque venimos avanzando con corazón nicaragüense apasionado, altivo, lleno de amor y estamos juntos para librar las batallas pendientes y ganarlas, como hemos sabido de la mano de Dios, ganar tantas batallas como pueblo, como familia sin dejar la ternura, sin dejar el cariño, pero empeñados en que desaparezca esa lacra que nos derrota a todos, la violencia contra nosotras las mujeres”.

La Vicepresidenta de Nicaragua, compañera Rosario dijo que “en los próximos días vamos a seguir dando a conocer los planes ya particulares y específicos que en sintonía con todas nuestras tareas que nosotras mismas no hemos planteado y que hemos planteado a la Institucionalidad Gubernamental y que hemos planteado en todos los tendidos comunitarios en sintonía con esa lucha que nos compromete a todos a avanzar y Dios mediante día a día erradicar esa condición humillante de atropello contra las mujeres”.

Tenemos la esperanza, sabemos que que somos valientes, que somos fuertes, que somos voces, que somos mujeres dignas, fuertes, trabajadoras, laboriosas, talentosas y victoriosas”.

¡Vamos adelante en luces y victorias! Victorias de la paz, de la concordia, de la armonía y victorias de la vida digna que merecemos las mujeres nicaragüenses”.

Finalizó diciendo que “la alegría que es un don Dios y que fortalece nuestra capacidad para en la familia generar los hábitos más saludables, más sanos y más amoroso para ir adelante y salir adelante para construir todos los días pequeños triunfos que van generando los grandes triunfos de todos y todas”.

Palabras del Comandante Daniel Ortega

El Comandante Daniel Ortega saludó a las mujeres, las del campo, las zonas rurales, la montaña, las familias de hasta las riveras del Río Coco–Wanki, y a lo largo del Río San Juan.

Nuestras dos fronteras del norte y del sur. Familias que se encuentran en las comunidades de los pueblos originarios, a lo largo también de las riveras del litoral del mar Caribe, en la Región Autónoma del Atlántico Norte y la Región Autónoma del Atlántico Sur o del Caribe Norte y del Caribe sur para ser más exacto, mujeres que se encuentran también a lo largo de nuestras costas, que van desde la zona del Golfo de Fonseca, ahí va, hasta lo que es la zona fronteriza con Costa Rica, pasando por tantos balnearios populares”, aseguró.

Mujer presente en todos los aspectos de la vida

Al respecto, mencionó que no existe comarca, comunidad o poblado, ni actividad económica y social en la que está ausente la mujer.

La mujer está presente en todas las actividades, en las actividades productivas en el campo, las familias involucradas en las actividades productivas, en las actividades del comercio, de la artesanía, están las familias que desarrollan esas actividades que hoy llamamos emprendimientos, lo vienen desarrollando desde la época de nuestros antepasados, forjando el barro, trabajando el barro, la madera, haciendo también, desarrollando, esas rosquillas, las rosquillas, la cosa de horno, todo eso es fruto del trabajo de miles y miles de familias donde la mujer es un factor determinante”, manifestó.

Al mismo tiempo, señaló que las mujeres en esas actividades, incluso en las ciudades de la zona central y Pacífico del país, también cumplen su papel en los estudios.

Hay que reconocer el esfuerzo de las familias y de los jóvenes que vienen de esos hogares humildes con ingresos que son realmente ajustados, algunos en condiciones todavía de pobreza, de extrema pobreza que estamos combatiendo, pero de ahí salen jóvenes que, de muchachos, de niños pasaron a la secundaria y que de la secundaria pasaron a la universidad y ahora esta se vuelve realmente un proceso humanista, democrático”, aseguró.

La Revolución rompió las cadenas de la privatización

Refirió que la Revolución en esta segunda etapa rompió las cadenas de la privatización como primera medida, que había cerrado las puertas de la educación a las familias más pobres.

Porque los Gobiernos oligárquicos, los gobiernos neoliberales, que son los mismos, son los mismos, que trajeron a William Walker, a los invasores yanquis, son los mismos, basta leer un poquito de historia, vamos a ver ahí los nombres de los partidos, liberales y conservadores, y ¿En manos de quién? De una oligarquía, partidos al servicio de los ricos en tiempos que los pobres, eran etapas de nuestra historia en que los pobres no tenían derecho ni a la educación, ni a la salud, ni aspirar, ni a ejercer cargos públicos. Todo eso quedaba en manos de la oligarquía”, mencionó.

El presidente Daniel Ortega recordó que cuando se producía rebeliones, la oligarquía se dirigía a los gobernantes del imperio “para poner orden en el país”.

Que mandaran sus tropas para incluso convertirse las tropas no solamente en fuerzas de intervención criminales, que asesinaban hombres, mujeres, niños, sino que también en el colmo de lo que es la falta de dignidad, la falta de patriotismo, eran, como siguen siendo estos grupos oligarcas y vendepatrias, eran como serpientes ahí que reptaban al servicio del imperio y buscando cómo el imperio los protegiera, de la resistencia, de las luchas que el pueblo nicaragüense ha librado siempre en todos los tiempos en contra de los que el general Sandino llamó: Los oligarcas y los vendepatrias”, expresó.

Mujeres presentes en todas las luchas del pueblo

Refirió que en esas luchas históricas ya estaban presentes las mujeres, que en ese entonces aún no alcanzaban los derechos que hoy gozan.

Que ni siquiera existían tampoco esos derechos en los países desarrollados, los países ricos. Lo que les costó a las mujeres en los Estados Unidos de Norteamérica que dicen ser la mayor democracia de la historia, lo que le costó a las mujeres alcanzar el derecho de trabajar en las fábricas. No les permitían trabajar en las fábricas y tuvieron que librar luchas para poder entrar a trabajar en las fábricas”, mencionó.

Al mismo tiempo reconoció que fueron mujeres que no estaban dispuestas a ser esclavas de las leyes que imponían los gobernantes de los Estados Unidos de Norteamérica. “Se revelaban, se revelaban una y otra vez y las reprimían y al final lograron luchando ganarse el derecho de laborar junto con los hombres”, manifestó.

No tenían derecho a votar, en todos estos países no tenían derecho a votar estas mujeres, y se presentan como los grandes demócratas, y lo que tuvieron que luchar las mujeres para alcanzar ese derecho al voto y mucho menos que tuvieran derecho a luchar porque les negaban el derecho a luchar. Eso lo tenían prohibido el derecho a luchar porque eso, cuando se resistían y luchaban las mataban inmediatamente”, añadió.

El presidente Comandante Daniel recordó que en los Estados Unidos había esclavos que venían encadenados desde áfrica en operaciones que eran tildadas de comerciales.

Como quien traslada ganado, lo concentraban los colonialistas que eran dueños en su tiempo. Tenían oprimidos a los pueblos africanos. Los tenían intervenidos y se sentían dueños de los pueblos africanos. Los europeos, que son los mismos. Estados Unidos no es más que Europa robando territorio en nuestra América, asesinando a nuestros antepasados, a los primeros dueños de este territorio, desde Canadá, desde Alaska, hasta allá, hasta la Patagonia, hasta el otro extremo sur de nuestro continente, pasando por el dominio que ejercieron también en las islas del Caribe, eran esclavos”, apuntó.

Racismo sigue vivo

Advirtió que en esas sociedades el racismo aún sigue vivo y las mismas mujeres son víctimas de racismo.

Y son víctimas de esos sistemas que se vinieron desarrollando y que no le reconocía derecho alguno a la mujer. Esos países, esas naciones ricas, desarrolladas, que ahora se presentan como los grandes defensores de los derechos humanos, eran esclavistas con la mujer, esos que viven buscando cómo encontrar la paja en el ojo ajeno, es decir, en los países de América Latina y El Caribe, en los países de África, de Asia y particularmente en las naciones donde los pueblos tienen una posición digna y tienen la decisión de no subordinarse al imperio. Ellos están constantemente sacando informes donde califican a esos países, incluyendo el nuestro, como países donde se están violando los derechos de las mujeres, que aquí se cometen crímenes atroces en contra de las mujeres”, denunció.

Crímenes contra las mujeres

Sin embargo instó a observar las estadísticas en países con mucha riqueza, pero donde se comenten los mayores crímenes contra las mujeres y los niños.

Igual en Europa, todos los días asesinan mujeres ahí, pero claro, como es Europa o como es los Estados Unidos, no se rasgan las vestiduras, ahí se comenten más crímenes contra las mujeres de los que se comenten en Nicaragua por ejemplo”, agregó.

Resaltó que los crimines que se comenten contra las mujeres, y que tienen que ver con la cultura dominante, prepotente y machista desarrollada en el mundo, no han logrado ser todavía arrancada de raíz.

Aquí se comenten crímenes horrendos. Y no nos vamos a sentir contentos porque se comentan menos crímenes de los que se cometen en Europa o los Estados Unidos. No, nos indigna y tenemos que librar la lucha haciendo conciencia, tomando conciencia, hombres y mujeres, no lanzando a pelear y a ver como enemigos a las mujeres y a los hombres, porque por ese camino no se va a ningún lado. Porque la familia se forma de la unión del hombre con la mujer o la mujer con el hombre, esta lucha hay que librarla haciendo conciencia”, aseguró.

Conducta machista

El Comandante Daniel Ortega rememoró la famosa frase: “a la mujer no hay que maltratarla ni con el pétalo de una rosa”.

Pero hay una conducta machista, hay raíces machistas que están aquí todavía en nuestra patria y que tenemos que erradicarla, tenemos que erradicarla y tenemos que erradicarla no haciendo una guerra entre mujeres contra hombres, hombres contra mujeres porque entonces vamos al infierno, sino haciendo conciencia y que no nos olvidemos los hombres cuando nos dejamos arrastrar por el machismo, que somos hijos de mujer, que somos gracias a la mujer, que existimos gracias a la mujer, el campesino, el obrero, el trabajador de la ciudad, el pescador, todos existimos gracias a la mujer, es lo primero que tenemos que repetirnos y repetirles a los que continuamente están explotando con actitudes agresivas contra la mujer”, refirió.

Prisión perpetua

El Presidente de Nicaragua comentó que estas situaciones han hecho que se amplíe la pena máxima en Nicaragua.

Porque aquí teníamos una pena máxima de 30 años, y en otros países existe hasta la pena de muerte y aquí lo que hemos hecho, a través de la Asamblea Nacional, se aprobó, porque había que hacer las regulaciones correspondientes, se aprobó la pena de prisión perpetua, es decir de por vida”, señaló.

Explicó que la pena será aplicada contra el que comete crímenes horrendos contra mujeres, niños o incluso varones.

Crímenes horrendos, los que asesinan a la madre, el hijo asesinando a la madre, que asesinan niñas, esos merecerían la pena de muerte, y ni con su vida estarían pagando el daño que cometieron, el crimen que cometieron. Pero hemos establecido la prisión perpetua, quedarán ahí de por vida. Ya esa ley está en vigencia, ya están los primeros casos donde se están aplicando las penas más allá de los 30, ya van sobre los 40, los 60 años a gente que está detenida por crímenes horrendos”, expuso.

En tal sentido se refirió a otros crímenes horrendos como torturar a una persona en la vía pública. “Y luego quemarlas, y antes de quemarlas quitarles la ropa, pintarlos, y hacerlo con ellos desnudos y amarrados y todo esos filmarlo, solo los cobardes, los cobardes y criminales, eso se llama terrorismo en el mundo, por eso también se han hecho reformas en la ley para que se castiguen con penas mayores, que ya los conocemos aquí de sobra esos crímenes”, afirmó.

Fuente: 19 Digital

También, te puede interesar:

Discurso del Comandante Daniel Ortega en el 87 Aniversario del Tránsito a la Inmortalidad del General Sandino

Discurso pronunciado por el Comandante Daniel Ortega: llenarnos de ese Vigor… en ese Canto de Vida y Esperanza

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.