Genealogía del mal: La estirpe vende patria en Nicaragua

1024 536 Cuaderno Sandinista

Compartimos un artículo de Junior Alberto Pérez, titulado «Genealogía del mal: La estirpe vende patria en Nicaragua». A continuación se presenta el texto:


La historia política de Nicaragua desde su independencia hasta la actualidad se ha visto estrechamente ligada a la política exterior de EEUU, desde inicio del siglo XIX los norteamericanos ya obtenían beneficios de Nicaragua realizando viajes comerciales y transporte de pasajeros con destino al Caribe utilizando como ruta el Río San Juan, en busca de oro, de este modo Nicaragua se convirtió en uno de los primeros países en ser víctima de la política agresiva e injerencista de EEUU.

El Cmdt. Carlos Fonseca Amador (1969) escribe Hora Cero, un potente artículo sobre la realidad en Nicaragua.

Para comprender la situación política actual de Nicaragua, es necesario tener en cuenta determinados rasgos que se han manifestado a través de la historia nacional. Nicaragua es un país que ha sufrido a lo largo de más de cuatro siglos la agresión y opresión extranjeras. […] Poco después de ser proclamada por el gobierno de Estados Unidos la llamada doctrina Monroe en 1823, Nicaragua fue escogida como blanco de la rapacidad yanqui.

Luego, podemos citar la intervención del filibustero William Walker en 1855, quien se declaró presidente de Nicaragua y fue reconocido por el gobierno yanqui, acto que confirmó el interés norteamericano sobre Nicaragua, ya que por su privilegiada posición geográfica ven la posibilidad de construir un canal inter oceánico que conecte el pacífico con el caribe.

Pero el imperialismo no siempre ha actuado solo en contra de Nicaragua, sino que en todos los procesos de injerencismo han aparecido rostros de familias pertenecientes a la oligarquía nacional, siendo estos instrumentos claves para que el departamento de estado yanqui ponga en práctica su necro política en contra del pueblo nicaragüense, preguntémonos:

¿Quiénes fueron los que solicitaron intervención yanqui en 1912?

¿Quiénes fueron los que en contra del pueblo firmaron tratados oprobiosos como el tratado Chamorro-Bryan?

¿Quiénes fueron los que negociaron con el departamento de estado en 1927?

¿Quiénes fueron los que entregaron y asesinaron y desaparecieron físicamente al General Augusto C. Sandino?

Preguntas como las anteriores pueden ser respondidas de una sola manera: los apátridas, así los llamó el General Augusto C. Sandino a ese sector de la oligarquía nacional que ha puesto sus intereses personales sobre los bienes del pueblo. Si repasamos la historia más reciente, durante el intento de golpe de estado en 2018 surgieron nuevos rostros en la calle de los apátridas, estos señores se han dedicado a solicitar sanciones de todo tipo en contra del pueblo nicaragüense.

A principios de junio, un reducido grupo de activistas opositores de Nicaragua fueron a reunirse a Washington, DC, con la cabeza del grupo derechista de defensa del Estado estadounidense Freedom House. El grupo opositor, conocido como M19, estaba allí para suplicar a Donald Trump y otros funcionarios de derecha del gobierno de los Estados Unidos que los ayudaran en su lucha contra el presidente nicaragüense Daniel Ortega (Max Blumenthal 2018)

Estos mismos grupos son en la actualidad los que se jactan de luchar a favor del pueblo, han creado un mundo paralelo al real de los nicaragüenses, pero la realidad es otra. El reportaje, publicado por la web Behind Back Doors, revela que, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), entregó 76 millones de dólares en diez años para preparar el golpe. Cabe resaltar que este dinero ha sido utilizado para generar desestabilización social, para destruir la economía, para asesinar, levantar tranques, organizar y armar grupos de choque, pero ellos siguen diciendo que están a favor del pueblo.

Ahora que el país ha retornado a la paz y que todo indica un crecimiento económico muy amplio para este 2021, andan como perros rabiosos lanzándose contra los proyectos impulsados por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional,  siguen demostrando a que clase pertenecen y cuáles son sus interese reales económicos y políticos. Sin embargo, una gran mayoría (66.6%) del pueblo nicaragüense muestra respaldo popular al proyecto de gobierno del FSLN dirigido por el Cmdt. Daniel Ortega y la Cra Rosario Murillo. Como bien dijo el General de Hombre y Mujeres Libres Augusto C. Sandino:

El Imperialismo Yanqui en Nicaragua procedió a formar una pequeña y funesta oligarquía compuesta de hombres sumisos que no pueden jamás representar el sentir del pueblo nicaragüense (…) para con esa oligarquía celebrar tratados indecorosos que redundan en prejuicios de nuestros derechos fundamentales del pueblo libre.

En sus últimas apariciones públicas Cristiana Chamorro Barrios (Fundación Violeta Barrios Chamorro) dijo que quería repetir la historia de su madre (Violeta Barrios de Chamorro); lo paradójico es que si revisamos la historia de esta última lo único que hizo fue destruir y vender los bienes públicos, además de verse implicada en otras situaciones de corrupción.

En este sentido, se puede decir que la cara de la oposición en la actualidad está cubierta por una capa de barro que se destruye cada vez que el mismo pueblo les recuerda de manera directa toda la pobreza en la que ellos mismo sumergieron al país desde los 90 hasta 2006, año que triunfó el pueblo. Este es el linaje de los apátridas en Nicaragua, los Chamorros, los Lacayo y todo su caudillo de allegados pertenecientes a la oligarquía nacional, apoyados por el alto clérigo de la Iglesia Católica.

Reflexionemos quiénes fueron los que levantaron tranques, los que destruyeron la economía nacional, los que asesinaron a sandinistas y policías; quiénes fueron los que dijeron que la economía no importaba, los que van y vienen a EEUU y Europa a pedir sanciones económica y políticas en contra de las familias nicaragüenses, no olvidemos eso, son ellos, los mismos de ayer que instalaron la dictadura somocista, los mismos de hoy que lloran e imploran de rodillas la intervención yanqui, los mismos de mañana, por eso no hay que confiar en ellos, son puros oligarcas vende patrias, no les interesa el pueblo, les interesa el poder y la riqueza, a ellos les molesta ver que los pobres tengan acceso a la educación, a la salud, a la energía eléctrica, les molesta que el pobre salga de la extrema pobreza, esa es su naturaleza, así fueron educados, jamás cambiarán. Son más de 200 años de cultura entreguista, vende patria, pero NO PUDIERON NI PODRÁN por que Nicaragua es un pueblo que vence y que avanza en sendas de prosperidad.

También, te puede interesar:

Nicaragua: El Frente Sandinista frente al dominio capitalista

Nicaragua y Revolución Sandinista… amores infinitos de Julio Cortázar

Este 2021, el FSLN ganará las elecciones en Nicaragua

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.