El limbo de la oposición nicaragüense

1024 536 Cuaderno Sandinista

Compartimos un artículo publicado en el medio Visión Sandinista, escrito por Fabrizio Casari, titulado «El limbo de la oposición nicaragüense». A continuación se presenta el texto:


Nueve meses antes de las elecciones, no parece haber ningún indicio de gestación de la oposición. Los días pasan rápidamente, volviendo a proponer constantemente los mensajes transversales intercambiados por los distintos componentes, casi siempre caracterizados por amenazas, ni siquiera demasiado veladas, que son un complemento de las hipótesis más descabelladas. Todas las opciones están sobre la mesa, dijo el ex presidente Trump, ídolo y dolor a la vez de los golpistas, porque los financió pero no confió en ellos. Y de hecho las opciones están ahí, aunque huérfanas de ideas.

Los problemas a los que se enfrentan son diferentes y ninguno de ellos debe ser subestimado. La identidad cultural que los define, la dimensión unitaria que los hace útiles a los ojos del votante antisandinista, la formación de una coalición que interprete su papel, un programa que represente su proyecto, por no hablar de un equipo de gestión que lo guíe y un líder que lo inspire. Son elementos tan indispensables en una contienda política como totalmente ausentes en el marco actual de la oposición nicaragüense.

Identidad cultural. No hay ninguna: liberales, conservadores, antiguos de todo y de nada, jerarquías eclesiásticas y terratenientes, traidores y mercenarios. Es difícil encontrar un terreno ideológico común aparte del odio al sandinismo, a los humildes y a la independencia de la nación nicaragüense. Pero la suma de tantas miserias no produce riqueza, sino que exalta, si acaso, el penoso espectáculo de las divergencias internas.

La dimensión unitaria. No es posible unirse solo “contra” algo o alguién, también se necesita un “pro”; pero esto parece poco práctico debido a la heterogeneidad cultural así como a los apetitos por el dinero, el único rasgo verdaderamente común. Los esfuerzos de EE.UU. para obligarlos a unirse siguen siendo insuficientes. Tal vez sólo la amenaza de cortar los fondos podría, si no fuera contraproducente también para los EE.UU. no tener ya su quinta columna en Nicaragua. Por lo tanto, el juego consiste en tratar de dirigirlos sin arriesgarse a perderlos. Operación delicada y de dudoso éxito.

Una coalición para interpretarlo. Por el momento, la única coalición es la de “todos contra todos”. Hay una doble hipoteca: la de la familia Chamorro, que pretende dominar la escena política para volver a apoderarse de las riquezas del país, y la de los traidores del MRS, que son el brazo militar de la oposición por encabezar el intento de golpe de Estado del 2018, y se la dan de dirección política, aunque nadie se lo reconoce. Así que más que de coalición hay que hablar de competencia; en particular la de acreditarse ante los EE.UU. y la UE. Porque de ahí viene el dinero, es el destino final de todos.

Un proyecto que lo representa. Aquí radica el mayor problema, dada la extrema dificultad de elaborar un programa alternativo al del sandinismo. Mientras tanto, el recuerdo vivo de 16 años de privatizaciones y venta de bienes públicos impide presentarse como portador del interés nacional, ya que las familias oligárquicas que se apoderaron de los ingresos públicos durante 16 años son las mismas que ahora se presentan a las elecciones con cuchillo y tenedor en el juego de mesa.

Y entonces, ¿cómo convencer al electorado de que hay un proyecto mejor que el sandinista para el crecimiento del bienestar y la reducción de la pobreza? Dado que el gobierno del Comandante Ortega destina más de la mitad del PIB al bienestar, ¿qué proponer? ¿La anulación de las políticas sociales del Sandinismo? ¿El fin del “Plan Techo” o “Usura Cero”? ¿La financiación y ayuda a la economía familiar? ¿La merienda escolar o educación y salud gratis? ¿El transporte público más barato del hemisferio centroamericano? ¿Quieren proponer que no se construyan mas carreteras, escuelas, hospitales y viviendas? ¿Que se reprivatice la energía? ¿Que se anulen los dos aumentos de sueldo anuales? ¿Que se gocen las pensiones a 70 años de edad con 40 años de contribuciones? ¿Que se detenga el proceso de modernización del país? Se ve como algo dificil, no?

Esa sería su verdadera agenda pero no pueden anunciarla si no quieren extinguirse permanentemente. Entonces, ¿qué anunciarán a los votantes? No es un problema sencillo. ¿Dirán que el sandinismo entra en conflicto con los diferentes actores de la sociedad nicaragüense? No pueden, porque se sabe que, desde el 10 de enero de 2007 hasta abril de 2018, el modelo se basó precisamente en la relación de colaboración entre el gobierno y las fuerzas sociales; un diálogo permanente interrumpido por la transformación de la oposición en una entidad subversiva. Fue el intento de golpe orquestado por obispos, latifundistas y traidores lo que cambió el panorama.

Un grupo de liderazgo para dirigirlo. A llamarse a sí mismos líderes políticos de la oposición es una buena cosecha de personajes que, por lo general, ni siquiera dirigen sus propias familias. El dato que interrumpe cualquier fantasía se llama personalidad jurídica, que es la única que asigna a algunos partidos el título y las posibilidades concretas de postular un cargo de acuerdo a las leyes. Pero en ausencia de una coalición no puede haber presencia de liderazgo de la misma, difícil de dirigir algo que no existe. Por lo tanto, los dirigentes de los distintos partidos y grupos autorreferenciales permanecen en el aire; son las figuras menos creíbles de todo el escenario político nacional, acumuladores seriales de figuras indecentes, coleccionistas de amenazas vacías, selectores de lo inexistente.

Hablando de líderes autodesignados, la noticia es que el MRS ha cambiado de nombre (como ya habíamos previsto hace meses), debido al riesgo de quedarse sin dinero. Se llamarán Unamos para no arriesgarse a perder el dinero de los EE.UU. que nunca sería dirigido a una formación que tuviera el adjetivo sandinista en sus iniciales, incluyendo el logotipo con las solapas del sombrero de Sandino. Este último será reemplazado por el número IBAN, nos imaginamos.

Traidores para el FSLN e insoportables para la oposicion, tienen el récord de ser el partido mas despreciado del país. La Unión Democrática Renovadora es una especie de alias. Un acrónimo que no significa nada y no indica identidad política, lo que no se ajusta a las razones del marketing. En cualquier caso, se trata al menos de un acrónimo presuntuoso, ya que no unen a nadie, no son democráticos, porque representan los intereses oligárquicos de las familias que los dirigen (los Cuadra, Chamorro, los Belli, los Cardenal, etc.) y no son renovadores, ya que siguen arrodillados ante los EE.UU., con quienes han intercambiado fuertes insultos en el pasado a cambio de considerables sumas presentes. Dinero, sólo el dinero los mueve. Además, si Judas no se hubiera embolsado 30 denarios por traición, ¿quién lo habría nombrado entre los demás apóstoles?

Una muy mala reputación

En Nicaragua la oposición está en sus inicios en cuanto a las perspectivas, pero ya tiene una muy mala imagen a sus espaldas. No se trata de una actitud preconcebida de los críticos del neoliberalismo, sino de convicciones formadas a lo largo de décadas, que han visto a la derecha nicaragüense primero enamorada de Somoza, luego partidarios de la contrarrevolución, luego protagonistas del gran saqueo de la nación que duró dieciséis años y, finalmente, organizadores del intento de golpe.

Para poner la historia de la derecha nicaragüense en su contexto, hay que decir que siempre ha estado subordinada al imperio. Nunca en la historia ha brillado con luz propia, ni en términos de generación de teorías políticas, ni de identidades culturales, ni de modelos de organización social. Siempre ha sido vulgar e ignorante, falto de grandeza y lleno de horror.

Pertenece a la derecha latinoamericana que ve a los distintos países latinoamericanos inmersos en un sistema general de dependencia estructural hacia los Estados Unidos. La dependencia del Consenso de Washington ofrece la garantía de estabilidad para un modelo de regímenes feudales basados en el latifundio que da lugar a una bipolaridad general entre la clase dominante y la población dominada, un modelo de sociedad dividido entre señores feudales y plebeyos.

En cuanto al irrefrenable impulso de traicionar, no sólo es característico de una casta cobarde. Hay un escenario ideológico que indica cómo el territorio limitado y sus recursos pueden encontrar satisfacción sólo si se colocan bajo las alas del Tío Sam. Por lo tanto, no en una ampliación del intercambio Sur-Sur sino en la entrega de los propios recursos al Norte. Lo cual, sí, tal vez saquea todo lo que puede saquear, pero libera al latifundio local de toda preocupación por la organización del modelo político y socioeconómico que le permite prosperar: de hecho, los Estados Unidos se encargarán de ello, los amos de todo, en primer lugar de los que se sienten dueños del país.

La nueva administración de los EE.UU. retomará donde Trump lo dejó, es decir, trabajando duro con la esperanza de ver a la oposición unificada. Sin embargo, mientras tanto, a la espera de ver cuánto crédito recibirán de la nueva administración Biden, la carrera por conseguir financiación extranjera se ha convertido en una carrera de obstáculos, dado que las leyes recientemente aprobadas por el Parlamento nicaragüense representan un problema objetivo y delicado con el que hay que medirse.

Hay quienes sostienen que la intensificación del control sobre el movimiento ilícito de capitales es una posibilidad, ciertamente, pero sería realmente inconveniente para quien decidiera practicarla; las leyes de defensa de la soberanía nacional están de hecho asociadas a formas de vigilancia más amplias y eficaces y, dadas las relaciones de fuerza en el país, nadie puede albergar dudas sobre el resultado de un enfrentamiento que debe elegir el terreno de las armas. El sandinismo es una píldora amarga para la derecha, no digerible. Sabrá cómo mantener a todo el país libre de golpes de estado y garantizar la paz y la estabilidad interna para permitir que el proceso democrático se exprese. Será peor para los que traten de impedirlo o sabotearlo, la amnistía es un tren de una vez en la vida y en Nicaragua ya pasó.

La victoria del sandinismo parece tan inevitable como el paso de las estaciones: las incertidumbres sólo conciernen a los porcentajes, aunque la mayoría absoluta es segura. Un destino sellado para una elección que se medirá en un clima de tensión política determinado por la interferencia extranjera. La votación tendrá lugar, de hecho, con el sandinismo a un lado representando el buen gobierno de estos 14 años contra el neoliberalismo, el podrido legado de dieciséis años de miseria. No sólo se medirán dos programas y dos identidades diferentes entre sí, sino que las elecciones también parecen ser una verificación histórica entre dos opciones opuestas: una nacida y criada bajo la bandera de la independencia y la soberanía nacional y que se ha convertido en la modernización y el desarrollo; la otra que tiene en su currículum la pobreza, las lágrimas, la sangre y las traiciones.

El FSLN ganará porque ya tiene en su historia guerrillera la semilla de la construcción de la nueva Nicaragua. La oposición perderá porque no cuenta con la mayoría de la población, porque sus intereses de casta prevalecen sobre el interés nacional, porque no tiene un pasado del que sentirse orgullosa, no tiene un destino compartido con el destino del país. Precisamente por eso, teniendo un pasado dramático y un presente indigno, no se le entregará ningún futuro.

Fuente: http://www.visionsandinista.net/

También, te puede interesar:

La oposición nicaragüense y el virus del odio

Nicaragua: Covid-19 y la crisis de la oposición nicaragüense

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.