Bolivia. Si MAS-IPSP gana en primera vuelta ¿golpistas aceptarán resultados?

1024 536 Cuaderno Sandinista

Compartimos un artículo escrito por Romina Guadalupe Pérez Ramos titulado «MAS-IPSP gana en la primera vuelta; ¿golpistas aceptarán los resultados? A continuación se presenta el texto:


Todas las encuestas muestran que Luis Arce Catacora gana las elecciones en primera vuelta; sin embargo, la corporación mediática empresarial niega esta verdad.

“Si un hombre supone que una proposición verdadera es falsa, no es la proposición la que es afectada, sino el hombre que se ha engañado sobre ésta” (Epicteto).

Todas las encuestas muestran que Luis Arce Catacora gana las elecciones en primera vuelta; no obstante, la corporación mediática empresarial, y los asesores operadores políticos del bloque anti MAS-IPSP niegan esta verdad, y con retorica la tornan falsa,  pues se han empeñado en interpretar los datos a gusto de su interés político. Sin embargo, una mirada atenta, de laultima encuesta de Jubileo “Tu Voto Cuenta”[1] muestra en Votos Validos (VV) que Luis Arce Catacora del MAS-IPSP,  que se ubica en primer lugar gana con el 42,9 %, frente a Carlos Mesa de CC que esta en segundo lugar con el  al  34,2 %. Existe una brecha de 8,7 %  entre ambos. En la encuesta no se toma en cuenta el voto en el extranjero, que representa poco más del 3 % del padrón electoral, de los cuales el MAS-IPSP obtuvo el 1,4 %, en las elecciones 2019. Es decir, si aumentamos este porcentaje, a los VV nacionales, Arce tendría una diferencia de 10,1 % y gana en la primera vuelta.

Entonces, si las encuestas muestran que la elección se define en la primera vuelta, al menos por la brecha de 10,1 % que existe entre MAS-IPSP y CC, lo que se está poniendo en evidencia es que nunca hubo fraude por parte del MAS-IPSP, porque si se compara esta encuesta que se publica el 9 de octubre de 2020, con la del 11 octubre de 2019, se verifica que prácticamente existía la misma correlación y relaciones de  fuerzas entre el primer y el segundo candidato, donde se otorga el primer lugar al MAS-IPSP.

Por esta razón, la derecha conservadora a la cabeza del candidato perdedor Carlos Mesa y de Luis Fernando Camacho, que en el contexto de las elecciones de 2019,  operaba desde la sociedad civil, junto con otras plataformas ciudadanas como el CONALDE encabezada por Waldo Albarracín, siguieron una estrategia para desconocer el triunfo del MAS-IPSP, e implementaron un guión que tenía varios escenarios —en ese tiempo a futuro— en la que la estrategia del relato del fraude, la generación de la violencia con grupos irregulares que quemaron tribunales electorales para hacer desaparecer información valiosa del sistema manual de conteo que tiene Bolivia, y la generación del caos; desembocaron en el amotinamiento policial, y el pronunciamiento de las FFAA que termina en el golpe de Estado. Todas las acciones eran parte de un plan muy bien estructurado para evitar que Evo Morales Ayma vuelva a gobernar el país por cinco anos más.

El siguiente cuadro, coadyuva desmentir el discurso del “monumental fraude” porque muestra los datos de intención de voto (IV) de las encuestas de elecciones de 2019, y el lector pueda compararlos con los datos de la encuesta publicada el día de ayer.

La diferencia que se tiene en el MAS-IPS entre el 2019 a 2020, muestra que ha crecido 1,3 % el 2020; y  la diferencia que tiene Carlos Mesa entre 2019 a 2020, muestra que ha crecido solo 0,2 % el 2020. La diferencia entre el MAS-IPSP y CC es de 5,3 % en 2019, y de 6,8 % el 2020. Por la proyección de la encuesta de 2019, es que el bloque anti MAS-IPSP, decidió optar por el “voto útil” en favor de Carlos Mesa; que le permitió incrementar sus VV; en particular los que obtuvo en Santa Cruz, que según las encuestas llegaba a 28,4 % y los incremento a 46,84 %, lo que demuestra que el porcentaje mayor del voto útil  provino de Santa Cruz, que postulaba al candidato Oscar Ortiz de Bolivia Dijo NO, que tenía una IV de 21,1 %.

Si los datos y su comparación diacrónica nos muestran las mismas proyecciones, ¿las elecciones del 18 de octubre se desarrollarán de forma pacifica, y sin buscar alterar sus resultados por parte del bloque anti MAS-IPSP? Parecen existir dudas razonables que llevan a pensar que existirán nuevamente conflictos, para hacer fracasar el proceso electoral. Se han denunciado al menos dos planes conspirativos: El plan A, que ya esta en marcha, y esta relacionado con la actuación del Tribunal Supremo Electoral (TSE) como máxima instancia del Órgano Electoral, y un Plan B, al mando del Organo Ejecutivo que se percibe por las declaraciones y actuaciones del gobierno de facto de la autoproclamada Jeanine Añez, que a través de sus ministros de gobierno y defensa, preparan las condiciones para generar escenarios similares a los que ocurrieron antes y después de las elecciones de 2019, solo que esta vez, la máxima es el auto golpe organizado por los mismos golpistas con apoyo de las FFAA, la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA),  —que es la única misión acreditada por el TSE—; y la ayuda que ha ido a solicitar el ministro de gobierno a EE.UU. en días pasados. Las publicaciones del diario británico The Morning Star y el de Cubadebate, junto con la Red de Comunicación Popular REDCOM ya denunciaron este plan al que nos referiremos mas adelante.

El Plan A, a cargo del TSE ya esta en marcha, y consiste en una serie de mecanismos que restarán votos al MAS-IPSP, uno de ellos fue poner trabasal ejercicio de los derechospolíticosde los ciudadanos bolivianos en el exterior, porque los han eliminado del padrón electoral, sujetándose rígidamente a normas que sanciona a los ciudadanos por no haber asistido al sufragio en la anterior elección, y de este modo se los priva del ejercicio de su deber cívico, en vez de otorgarles facilidades para que cumplan con sus deberes cívicos y puedan ejercer sus derechos políticos. Otra modalidad de restar al MAS-IPSP votos de ciudadanos que viven en el extranjero, es que habiendo votado en las anteriores elecciones en un determinado país, aparecen registrados en el padrón electoral en otro país, es el caso de bolivianos que estando registrados en el padrón electoral de la Republica Islámica de Irán, los mandan a votar a otro, mas específicamente a Rusia.

Otras decisiones del TSE que afectan a la transparencia del proceso electoral es, por un lado, el haber definido que las Fuerzas Armadas sean las que transportan el material electoral “durante las etapas de traslado, distribución y retorno de los materiales electorales, antes, durante y después de la jornada electoral”[2], cuando se conoce que sectores importantes de la institución castrense están implicadas  en el Plan B, para  provocar la generación de la violencia con “falsos positivos”. Por otro lado, el TSE ha cambiado el sistema de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), por el Sistema de Difusión de Resultados Preliminares (DIREPRE) que “es una herramienta propia (…) es un sistema de propiedad, que es administrado por el TSE” para la transmisión de datos en las elecciones[3]. Sin embargo, el TSE no brinda información acerca de quien fiscalizará o hará la auditoria del DIREPRE, como era la modalidad del primero; tampoco da explicación de por qué el nuevo sistema no contara con las muestra fotografías de las actas, ni se informa cual es el método (aleatorio u otro) para realizar el manejo del conteo rápido, ya que si no se maneja con un método valido, se corre el riesgo de falsear las tendencias, más aún si se desconoce si habrá o no, un plan de contingencia[4]. En otras palabras, ¿cual es la seguridad que dará el TSE?; y si no la hay, es porque ¿se está preparando mecanismos y escenarios para provocar y generar el descontento, y tener el pretexto para convocar a las fuerzas del orden?

Con relaciónÓrgano Ejecutivo, el ministro de gobierno Arturo Murillo se ha arrogado a sí mismo funciones y competencias del Órgano Electoral, porque se ha reunido con Almagro de la OEA, y Mike Pompeo del Departamento de Estado de EE.UU., para hablar de las misiones de observación electorales en Bolivia para las elecciones del 18 de octubre. El TSE ni siquiera se ha pronunciado por esta invasión a sus competencias que son las de agendar con los países e instituciones y organismos internacionales las misiones de observación, lo único que se ha ocupado el presidente del TSE Salvador Romero es negar y no autorizar la llegada a otras misiones de observación que han solicitado participar en las elecciones de Bolivia, y que podrían garantizar la seguridad de una observación imparcial ante la incertidumbre del papel que ha jugado la OEA en las últimas elecciones.

En la misma línea, el Ministro de gobierno, Arturo Murillo lejos de garantizar la seguridad y la paz social, para las elecciones del 18 de octubre, está operando inversamente, al viajar a EE.UU. a tratar “temas bastante delicados que tienen que ver con la seguridad del Estado, referidas a las amenazas ante las elecciones. Estados Unidos puede ayudar en varias cosas (…) para garantizar la democracia”[5]. El ministro con estas declaraciones y acciones pone en jaque a nuestra soberanía, al tratar y agendar temas de “seguridad del Estado” con  EE.UU. La ayuda que está solicitando a EE.UU. ¿es para reprimir a los movimientos sociales?; ¿se enmarcará como lo hizo la OEA con sus observaciones “imparciales” que remataron en un informe que logra poner fin a la institucionalidad del país, y que ha sido cuestionado por organismos e instituciones de prestigio, que incluyen a universidades prestigiosas estadounidenses? y/o ¿es para respaldar y legitimar sus tan absurdos discursos que no condicen con la realidad como el de acusar al MAS-IPSP de estar preparando una convulsión social y política con armas? Cómo se puede entender las declaraciones de esta “autoridad”, cuando afirma que “Ya no es una pelea con palos, con piedras, sino con armas. Lo digo con toda la responsabilidad del caso, porque no quiero que en Bolivia haya sangre el 18 de octubre. Ellos (el Movimiento al Socialismo, MAS) tratarán de mostrar que hubo fraude (…) esa convulsión que busca generar el MAS (requiere) tener todo controlado el día de las elecciones”[6].

Estas declaraciones no solo son irresponsables, sino ya se conoce o mejor es “voz populi” que es el propio ministro el que organiza grupos irregulares, como el de la “Juventud de Resistencia Cochala” que nuevamente esta provocando conflictos e incrementando la zozobra al trasladarse desde Cochabamba a la ciudad de Sucre para exigir con acciones de violencia la renuncia del Fiscal General del Estado, debido a que esta autoridad busca contrastar y verificar a través de una “pericia informática internacional”, el informe de auditoría efectuado por la OEA[7].

El ministro y otros actores desde el gobierno, a través de sus discursos —que ya nadie cree—, replican el mismo guion de inversión de valores, donde el victimario aparece como víctima y la víctima como victimario; y de falseamiento de la realidad sustentada a través de una política mediática para  darle un golpe nuevamente al proceso electoral, porque el resultado de las encuestas, pone en evidencia  —al  igual que las elecciones de 2019— el triunfo del MAS-IPSP en primera vuelta. Una muestra del falseamiento de la realidad es que en 2019, el discurso del fraude ya estaba posesionado antes de las elecciones gracias al apoyo que brindaron los medios de comunicación y/o la corporación mediática, y que se diseñó para generar la convulsión y finalmente el golpe de Estado. En estas elecciones se puede reproducir la misma estrategia, que concluirían en un auto golpe, pues existen fuentes de información  como la del diario británico The Morning StarCubadebate, Noticias, Militar e Inteligencia” y de la Red de Comunicación Popular REDCOM, que alertaron sobre un plan de atentados para culpar al MAS-IPSP, e impedir que gane las próximas elecciones del 18 de octubre.

En el diario antes mencionado, textualmente se lee “el régimen golpista en Bolivia está intentando por todos los medios evitar que el Movimiento Al Socialismo de izquierda vuelva al gobierno (…) cuenta con ‘grupos violentos’ ligados a oficiales del Ejército pasivos y activos, quienes proyectan atentados de ‘bandas falsas’ para atribuirlos al MAS, y así anular los comicios”. También menciona que “paramilitares de ultraderecha vinculados al ejército” y “terroristas de derecha quieren depositar explosivos en hoteles donde se alojarán observadores electorales internacionales. Las explosiones planificadas deberán atribuirse a los partidarios del MAS” [8].

Asimismo y de Cubadebate, denuncian que militares bolivianos en servicio activo y pasivo, junto a los ministros de Gobierno y Defensa están preparando el montaje de “falsos positivos” [9] para desatar la extrema violencia con el objetivo de dar un auto golpe de Estado, si el voto favorece al MAS-IPSP. De acuerdo a la denuncia cuatro serían los objetivos centrales: Primero, boicotear la realización de elecciones, y crear una demanda masiva de suspensión o anulación de las elecciones. Segundo, desencadenar una condena social y de los medios de comunicación, por los daños colaterales a civiles que estarían en el momento de la detonación de los explosivos. Tercero, elecciones para dentro de un año con el argumento de que no hay garantías en el país debido a la violencia organizada desde el MAS. Cuarto, el gobierno será entregado a los militares quienes cerraran la “Asamblea Legislativa Plurinacional” y anuncian la Refundación de la República[10]. En realidad estos cuatro objetivos han sido enunciado de diferentes formas a lo largo del proceso electoral por diferentes actores del bloque anti-MAS. Sobre todo la enunciación política de eliminar al Estado Plurinacional y reconstituir la Republica, debido a que las elites políticas han mostrado con creces su fobia a lo indígena campesino a quienes denominan salvajes.

Fuente: http://www.hispantv.com/

Referencias:

[1] Cf.  https://tuvotocuenta.org.bo/Resultados

[2] Cf. https://comunicacion.gob.bo/?q=20200902/30512

[3] Cf. https://www.paginasiete.bo/nacional/2020/10/5/romero-el-direpre-es-un-sistema-propio-el-trep-era-prestado-270403.html

[4] Cf. “MAS denuncia que nuevo sistema, antes TREP, no muestra fotografías de las actas de conteo” https://www.facebook.com/detrasdelaverdadoficial

[5] Cf.  https://www.paginasiete.bo/nacional/2020/10/1/murillo-dice-que-el-mas-arma-jovenes-para-el-18-de-octubre-270008.html

[6] Cf. https://www.lostiempos.com/actualidad/pais/20201001/murillo-asegura-que-mas-arma-jovenes-convulsionar-pais

[7] Cf.  https://www.lavanguardia.com/politica/20201008/483944247840/la-palabra-fraude-resurge-en-bolivia-a-pocos-dias-de-las-elecciones.html

[8] Cf. https://www.leo.bo/2020/10/04/the-morning-star-advierte-que-se-preparan-atentados-en-elecciones/

[9] En los “falsos positivos” juega un papel de importancia la asistencia militar de EE.UU. Cf. “Falsos positivos” en Colombia y el papel de asistencia militar de Estados Unidos, 2000-2010. Movimiento de Reconciliación (FOR) y la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos (CCEEU) Bogotá, D. C., Colombia, junio de 2014.

[10] Cf. http://www.cubadebate.cu/noticias/2020/10/07/documentos-filtrados-revelan-plan-entre-militares-y-el-gobierno-de-bolivia-para-impedir-las-elecciones/#.X4H5Fi2cZo4

También, te puede interesar:

Gobierno de facto de Bolivia homenajeó a militares que asesinaron al Che

Bolivia: Documentos filtrados revelan plan entre militares y gobierno de facto para impedir elecciones

Evo Morales: «El pueblo boliviano se está organizando no solo para cuidar el voto sino para defenderlo»

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.