San Rafael del Norte y el General Sandino

1024 536 Ramón Campos

Compartimos un escrito de José Santos Rivera, titulado originalmente «San Rafael del Norte». A continuación se presenta el texto original:


San Rafael del Norte es ciudad cabecera del municipio del mismo nombre, en el departamento de Jinotega. EStá situada a 1.020 metros sobre el nivel del mar, es la población más elevada de Nicaragua. Zona agrícola y ganadera, clima y su gente es laboriosa y hospitalaria. San Rafael del Norte tiene a mucho orgullo, haber sido la población escogida por el General Augusto César Sandino, para Cuartel General del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua.

No sabemos las razones que indujeron al General Sandino a establecerse en ese pueblo, al iniciar su luchar armada contra la invasión imperialista norteamericana en 1927. Carleton Beals único periodista norteamericano (Corresponsal de la Revista «The Nation») que pudo entrevistar a Sandino, el 3 de febrero de 1928, en sus cuarteles de San Rafael del Norte, señala en uno de sus reportajes, las magníficas condiciones estratégicas de esa región. Pero hubo otras causas de carácter político social, que influyeron grandemente en el ánimo de Sandino para que estableciera allí su centro de operaciones, antes de trasladarse al Chipote. San Rafael ha sido un pueblo de espíritu hospitalario y liberal, formado por campesinos y obreros, pequeños agricultores y comerciantes, quienes desde antes de conocer a Sandino personalmente, ya sabían de su fama de valiente, de su hábil estrategia de lucha, de sus ideales y de la simpatía y popularidad que despertaba en quienes lo conocían.

Así fue como, en los primeros días del mes de febrero de 1927, por primera vez, llegó el General Sandino con su ejército a San Rafael del Norte. Su presencia, los vivas de su tropa, lanzados al aire entre flamear de banderas roji – negras y toques de clarín, llenaron de entusiasmo y de alegría al pueblo entero. Sandino se sintió deslumbrado por el ambiente de hospitalidad y simpatía que de manera espontánea le brindaba aquella gente, dispuesta a servirle en lo que fuera.

En la Oficina de Telégrafos a donde llegaba para comunicarse con los Jefes de la Revolución Constitucionalista, conoció a Blanca Aráuz, la joven telegrafista con quien se casaría el 18 de mayo de 1927. Sandino tomó la ciudad de Jinotega en la madrugada del 28 de marzo de 1927, regresó a San Rafael del Norte a prepararse para dirigirse a Las Mercedes (Boaco) en donde Moncada estaba cercado por las fuerzas conservadoras y pedía auxilio, responsabilizándolo de cualquier fracaso si no acudía a salvarlo.

Triunfante la Revolución Constitucionalista, fue detenida a las puertas de Managua, en donde el poder imperialista impuso el pacto de «El Espino Negro». Sandino indignado rechazó el pacto interventor y regresó nuevamente a San Rafael del Norte, dispuesto a iniciar su gesta patriótica en defensa de la Soberanía Nacional.

Después de larga lucha sandinista para expulsar al invasor, al desocupar el país la marinería yanqui, en enero de 1933, Sandino firmó la paz con Sacasa y entregó sus armas en San Rafael del Norte, el 22 de febrero de 1933.

Durante un año estuvo ocupado en la organización e instalación de las cooperativas agrícolas y mineras. Viajando entre San Rafael del Norte, Managua y Wiwilí. Al año justo, el 21 de febrero de 1934, Sandino cae asesinado por los sicarios del imperialismo norteamericano.

Desde entonces, San Rafael del Norte – con Nicaragua entera – mantuvo viva la llama libertadora del Héroe. Participó activamente en la lucha opositora y continúa firme ofrendando la sangre de sus mejores hijos y de sus niños héroes como Lucas Rodríguez.

Continúa defendiendo los triunfos alcanzados por el pueblo y su Revolución, desde el 19 de julio de 1979.

San Rafael del Norte es la trinchera más alta de Sandino.

Referencias:

Zelaya, J. M. «El Estado Sandinista». Ensayo. Editorial Unión Cardoza y Cia Ltda.

También, te puede interesar:

Carlos Fonseca Terán: El legado de Sandino

Ramón Belausteguioitia: Entrevista al General Sandino

Pablo Neruda: Homenaje al General Sandino

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.