Nicaragua: El Frente Sandinista frente al dominio capitalista

1024 536 Cuaderno Sandinista

Compartimos un artículo de Junior Alberto Pérez, titulado «Nicaragua: El Frente Sandinista frente al dominio capitalista». A continuación se presenta el texto original:


La globalización industrial es una máscara del capitalismo, pues su desarrollo conlleva con mayor rapidez a la creación de grandes empresas, fábricas e industrias que limitan a los pequeños productores, artesanos, obreros y campesinos. Por otro lado, una vez instaurada la industria la única opción de las masas es trabajar para dichas empresas, causando en su mayoría que los pequeños productores se conviertan en obreros desposeídos al abandonar sus tierras y formas de vida.

De este modo, el capitalismo ha logrado un ascenso en la mayoría de los países tercermundistas, es decir, en la medida que existen empresas y fábricas privadas en un país, mayor será la dominación de la clase burguesa capitalista.

Con las nuevas formas de vida impuestas por la globalización los pobres carecen de instrumentos y materiales que certifiquen su producción, viéndose obligados a vender su materia y fuerza de trabajo al sistema capitalista. De este modo, el capitalismo ha deformado las costumbres, valores y tradiciones originarias de los pueblos del mundo. Este sistema altamente burgués ha mantenido en aumento las riquezas de la clase capitalista burguesa, manteniendo en un círculo oscuro a cientos de generaciones de obreros en el mundo.

Sin embargo, en Nicaragua el Frente Sandinista de Liberación Nacional dirigido por su máximo líder el Comandante, Presidente Daniel Ortega Saavedra ha sabido contrarrestar al sistema capitalista burgués.

A continuación te expongo tres acciones que lo reflejan:

1.Campaña permanente de Alfabetización

En 1979, cuando se produce el triunfo de la Revolución Sandinista, hecho que libera a Nicaragua de la dictadura de los Somoza; casi un año después en 1980 el FSLN comienza una jornada educativa para enseñar a leer y escribir a más de cuatrocientos mil obreros y campesinos. Es la insurrección cultural más grande en la historia de Nicaragua impulsada por el FSLN, acción que fue reconocida por la ONU. En esta batalla cultural que duró seis meses se redujo el analfabetismo del 50.35% al 12.96%.

En el contexto de todas las revoluciones la educación es una necesidad imperiosa, ya que la organización de la inmensa mayoría (obreros y campesinos) depende en gran medida del conocimiento, nivel cultural y conciencia de clase que tenga el pueblo. En otras palabras, las características sociales de una nación definen el destino de las revoluciones.

En este segundo momento de la Revolución Sandinista en el gobierno, se continúa trabajando bajo los principios del proyecto del General Augusto C. Sandino y el Comandante Carlos Fonseca Amador “Y TAMBIÉN ENSÉÑENLES A LEER”; bajo estos principios el FSLN continúa educando al pueblo frente al capitalismo moderno, pero más salvaje, que únicamente busca la forma de manipular y mancipar a los trabajadores y el pueblo en general.

No obstante, luego de salir vencedores ante un intento de golpe de estado dirigido desde Washington y orquestado a través de una instrumentaria rancia y burguesa clasista de Nicaragua, el pueblo ha demostrado el nivel de conciencia de clase sobre los avances de un modelo socialista. No es casualidad, es una jugada anticipada y creada por el Comandante Ortega  que lo ubican un paso adelante en la batalla frente al capitalismo.

El FSLN vence al capitalismo en el campo económico

El FSLN desde su surgimiento en la montaña ha trabajado en la organización directa de todos los sectores de producción (económicos, políticos, culturales) haciendo conciencia de la necesidad de una Revolución Socialista.

A partir de 2007, el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional ha venido ganando la batalla en el campo económico del país, tanto así que para inicios de 2018 importantes organizaciones ubicaban a Nicaragua como el país con mejor crecimiento económico en la región. Teniendo claro que al capitalismo se le debe ganar la batalla en el campo económico el GRUN estableció un modelo de economía familiar, siendo el único país en el que el 87% de la producción y la economía nacional está en manos del pueblo, es decir, en manos de los pequeño y medianos productores.

Quizá recuerden a los del COSEP cuando en 2018 dijeron que lo económico no importaba en el país, pues destruir la economía fue la única salida para no ser vencidos en su totalidad dentro del contexto económico por un modelo socialista. Ese mismo sistema capitalista burgués fue quien después del intento fallido de golpe de estado dejó sin empleo a miles de familias nicaragüenses.

Cabe destacar, que el GRUN ha establecido un sistema económico dinámico dando oportunidad al pueblo de producir y vender sus productos tanto a nivel nacional como en el extranjero. El Sandinismo en Nicaragua ha preparado al pueblo para valerse por sí mismo y hacer valer su mano de obra, hoy gracias a este modelo socialista el pueblo ha creado sus propias formas de producción inhibiendo el dominio de la clase capitalista.

El Sandinismo le ha regresado la dignidad al pueblo de Nicaragua, porque un pueblo que aprende a producir  y a velar por sí mismo, es un pueblo libre.

El sistema de salud de Nicaragua frente al Covid-19

En el contexto actual hemos visto el colapso de algunos sistemas de salud en países del primer mundo, incluyendo a los EEUU. Mucha gente ha muerto en el contexto de la pandemia, sin embargo, EEUU, siendo una potencia mundial, es el país que lidera las cifras de muertes por Covid-19 en el mundo, en su mayoría los muertos son personas migrantes, latinos y afrodescendientes que por sus condiciones de vida en un sistema privatizado no pueden cubrir los gastos médicos.

Por otro lado, en Nicaragua, esa misma burguesía raquítica se ha dedicado a difundir pánico a través de noticias falsas, aun cuando organizaciones como la OMS y OPS han evaluado y abalado todas las medidas preventivas y recomendaciones brindadas al pueblo de Nicaragua por el GRUN. Ahora más que nunca queda en evidencia el resultado de un gobierno socialista que tiene como núcleo a las familias y que desde un modelo Cristiano, familiar y Comunitario sabe luchar y luchar con dignidad.

Hoy por hoy, Nicaragua es el país con menos contagio y menos muertes en la región en lo que va desde el pasado 18 de marzo cuando se confirmara el primer caso de Covid-19.

Todas esas condiciones antes mencionadas han creado la conciencia de clase en el pueblo de Nicaragua decidido a no renunciar bajo ninguna circunstancia a  nuestros derechos y a nuestra demanda de vivir en paz, en paz con dignidad.

¡PATRIA, PAZ Y PORVENIR!

¡NO PUDIERON NI PODRÁN!

Junior A. Pérez

También, te puede interesar:

Covid-19: operación de guerra de la Casa Blanca contra China

El Covid-19 y el FSLN ponen en evidencia el fracaso del Neoliberalismo

Nicaragua, modelo contra la pandemia

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.