Comandante Germán Pomares: sus primeros años y los primeros pasos

1024 537 Cuaderno Sandinista
El presente trabajo es un escrito elaborado por el Comandante Germán Pomares Ordoñez durante su estadía en Cuba, a lo largo del año 1975. El mismo, es producto de los estudios que realiza con apoyo de Caridad, su compañera cubana. Ella, con paciencia y empeño lo estimula para que, a la vez que refuerza sus conocimientos de lectura y escritura, deje un aporte testimonial de su vida personal y revolucionaria tan fecunda y tan llena de experiencias y vivencias.
Este testimonio y otros, fueron publicados por el Instituto de Historia de Nicaragua y documentos editados por la Secretaría Nacional de Propaganda y Educación Política del FSLN.
En Cuaderno Sandinista, su escrito será publicado por partes.

Escrito autobiográfico: Germán Pomares Ordoñez

Sus Primeros Años

Mi nombre completo Germán Ordóñez Pomares. Ángel Ordóñez mi padre, al nacer me reconoce y por eso soy Ordóñez Pomares. Nací un 17 de agosto de 1937, en la ciudad de El Viejo, departamento de Chinandega. Mi infancia es muy pobre por- que mi padre abandona a mi madre; mi padre de crianza es mi abuelo quien es el jefe de la casa.

A los 7 años me matriculan en una escuela pública, la única que existe en aquel entonces en El Viejo, mi primera maestra fue la Rosa Virginia Trejos Somarriba, no titulada. Hago mi primer y segundo gra- dos; después me tienen que sacar porque no tengo ropa para ir a la es- cuela. Me acuerdo que mi mamá lloró porque si yo no podía ir más a la escuela, no podría ser carpintero para hacer otra casa porque en la que vivíamos era de palma. Ese año el chapulín le come el maíz a mi abuelo y no tenemos qué comer, habían días en que sólo almorzábamos con chilotes cocidos, otros los hacíamos con guineo tierno que llevábamos de una finca que se llama La Palomera que todavía existe. Al salir ese verano me voy a trabajar con mi mamá a una hacienda de Humberto Mántica a cortar arroz y ajonjolí para llevar más dinero a la casa y que mi abuelo tuviera qué comer ya que se estaba poniendo más viejo.

Sin pensar mucho, un día me voy a ver a mi padre a su finca y me dice que me quede con él pues está solo, se le había muerto la esposa y tiene un niño varón y una mujercita. Para entonces ya tengo 12 años. Me quedo dos años con él que me sirven mucho en mi formación de hombre de campo.

A los 14 años me voy de donde él, no aguanto la vida que me da y comienzo a vivir al lado de mi mamá, pero ya no es igual porque ella se casó con otro hombre a quien yo no quiero. Vivo en las haciendas donde consigo trabajo, lo cual me sirve mucho, porque me forjó como un verdadero hombre.

De los 15 a los 17 estoy de campisto en una hacienda de Juancho Minicuche. Allí aguanto toda humillación, además no me pagan como mozo completo en las tareas del machete y todos los demás deberes pues dicen que todavía soy cipote. Por un pleito me voy de allí, me duele, porque me parece que no voy a conseguir trabajo en otro lugar; pero un amigo de mi mamá que es su compadre me ocupa trabajando con él en una carreta. Ahora es un colaborador del Frente.

Después oigo hablar de Somoza, cuando la muerte del viejo Somoza yo cuento con 19 años de edad, trabajo en una hacienda que se llama El Puertón, ganando 6 córdobas al día. Se oyen diferentes opiniones sobre el ajusticiamiento de Somoza, unos dicen pobrecito, él fue el que llevó la paz a Nicaragua, otros, que estaba bien hecho; lo único que les molestaba es que mataran a Rigoberto [1].

Los Primeros Pasos

En 1958, se organiza la Juventud Conservadora en casa de la Perfecta Núñez, apoyamos a nuestro candidato que era Cristóbal Guido, en ese momento se planea la participación en un levantamiento armado, después nos damos cuenta que es desde Costa Rica. En los primeros días de abril nos vamos hacia Managua para realizar el viaje, llego con Luis Venerio a Managua donde Rafael Córdova Rivas, pero se nos rechaza por ser de extracción campesina. Los que componemos el grupo so- mos Narciso Zepeda, Dolores Díaz, Manuel Guevara y Raúl Sandoval.

Después vienen los sucesos de León [2] y otros, sufro mucho por las derrotas de los revolucionarios. En el aniversario de la muerte de José Rubí Somarriba [3] me encuentro con Universita Ríos que tiene ideas nuevas y cuando toma la palabra el compañero Jorge Navarro unas personas que están a la par mía hacen comentarios que el muchacho habla distinto a todos, porque ataca a los Chamorros y al sistema político en el país, esto es en 1960.

En ese año nos invitan a pasar nuestro primer entrenamiento que consiste en manejar pistola 45, fusil Garand y Thompson, esto es para el 11 de noviembre. Antes desatamos una «ponedera» de bombas a
todos los somocistas que hablaban mal de los estudiantes muertos en León, también les contestamos con una bomba a cada uno de los que estaban de acuerdo con el régimen. Se da el golpe del 11 de noviembre [4] y no participamos porque no tenemos armas.

Referencias:
  1. Rigoberto López Pérez, de origen leonés, poeta y revolucionario, ajustició al dictador Somoza García el 21 de Septiembre de 1956.
  2. Se refiere a la masacre estudiantil del 23 de julio de 1959.
  3. Uno de los cuatro estudiantes asesinados por la guardia somocista el 23 de julio de 1959.
  4. Opositores al régimen somocista, en un intento por derrocar al gobierno, toman los cuarteles de Jinotepe y Diriamba el 11 de noviembre de 1960.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.