Policía Nacional: Primera trinchera a la hora del combate

1024 537 Cuaderno Sandinista

Los acontecimientos ocurridos el 16 de mayo de 2019 demuestran una vez más la actitud cobarde, con falta de moral y ética, que tiene la oposición nicaragüense, en conjunto con la casa diplomática del enemigo de la humanidad… siguen obstaculizando el camino a la Paz y siguen implementando sus técnicas absurdas para provocar revuelos mediáticos intentando generar efecto a nivel internacional.

Sin embargo, antes de dejarse llevar por esa campaña mediática y psicológica que sufre nuestro pueblo, debemos recapitular un poco quién es el terrorista involucrado en los acontecimientos el día de ayer.

Según información del Ministerio de Gobernación, el Sr. Eddy Antonio Montes Praslín fue parte del grupo de presos que se abalanzó contra personal penitenciario del perímetro de seguridad, forcejeando con uno de los centinelas con claras intenciones de quitarle el arma reglamentaria y atentar contra la vida de los funcionarios.

Aquí es importante señalar que el Sr. Eddy Montes, estaba a la orden del juzgado séptimo distrito penal de juicio de Managua, por delitos de terrorismo en concurso real con entorpecimiento de los servicios públicos, robo agravado, fabricación, tráfico, tenencia y uso de armas restringidas, sustancias o artefactos explosivos; por haber participado el 15 de mayo 2018 a las 9:00 horas, en el ataque a la Unidad de la Policía Nacional “Leonardo Mendoza”, ubicada en la Ciudad de Matagalpa, hiriendo con armas de fuego al Inspector de la Policía Jorge Fernando Lanzas, Sub Inspector Ismael Talavera González, Sub Inspector Oscar Otero Blandón, oficial Carlos Adán Mendoza González. [1]

Ya pasó un poco más de un año desde que se iniciaran en aquel momento los ataques terroristas que sufrió nuestro pueblo. Ha pasado más de un año y con él los tiempos continúan cargados de lucha. Una lucha que, desde aquellos acontecimientos ocurridos, nuestro pueblo debe enfrentar con valor, valentía, inteligencia y capacidad. ¡Un gran reto para todos y todas!

En todo este año hemos venido sufriendo ataques mediáticos y psicológicos por la manipulación de la información en las redes sociales. Muchas familias sandinistas fueron y siguen siendo víctimas de los acosos indiscriminados por parte de la oposición golpista y terrorista. Es tanto el acoso, que hasta a la Policía Nacional intentan denigrar.

Las redes sociales (Facebook, WhatsApp y medios de comunicación golpistas que manipulan la información) siguen siendo usadas por la oposición nicaragüense, sobre todo a nivel internacional, para intentar bajar la moral de nuestra gloriosa policía nacional. Con esto, intentan generar una matriz de opinión en contra de esta institución patriótica que defiende la paz y la soberanía de los/as nicaragüenses.

Es la Policía Nacional, esa que se creó después del triunfo de la Revolución, al mando del Comandante Tomás Borge Martínez, esa que se creó con valores de respeto con el pueblo. Esta institución se ha formado con nuevos valores, no con valores de la represión, sino en valores de respeto y de servicio. Esta coyuntura desarrollada para esta institución es la que la hace ser diferente a otras instituciones policiales de países como Argentina, por ejemplo, donde se crearon y educaron con valores de la dictadura de Videla y ahora los niveles de represión sobre la población argentina dan mucho de qué hablar.

Estas afirmaciones no son solamente afirmaciones. Toda este actuar de nuestra Policía Nacional se vio reflejado en hechos, justamente cuando Nicaragua se posicionaba como el país más seguro de América Latina. Hasta el 20 de marzo de 2018, en las carreteras, barrios y poblados de Nicaragua, la ofensiva contra la delincuencia transcurría a la par de un incremento en la seguridad. Se articulaba el trabajo de todas las instituciones con el trabajo de la Policía Nacional y con la participación protagónica de la población, la tasa de homicidios de Nicaragua se situó en 7 por cada 100000 habitantes en el 2017, el índice más bajo entre los países de Centroamérica y el menor indicador en Nicaragua en los últimos 11 años. En tasa de homicidios era el segundo más bajo en América Latina, siendo Managua la capital de la región más segura, solo por detrás de Ottawa, la capital de Canadá[2].

Mostrar a Nicaragua al inicio de la lista de los países más seguros de la región es el camino para garantizar inversión extranjera, incremento del turismo y mejora amplia del nivel de vida de los/as nicaragüenses. Tal y como lo mencionaba el Comandante Tomás Borge: “La Seguridad de Nicaragua tiene que ver con la calidad de la Policía, la cual se caracteriza por su honradez, una policía de una gran eficiencia original en honestidad”.

Sin embargo, el enemigo de la humanidad en complot con los títeres de la burguesía que representan la oposición nicaragüense, en nombre de la libertad y la democracia ejecutaron un ataque terrorista, el cual manipulan mediáticamente para que, a la visión internacional, parezca que es el Gobierno de Nicaragua el que está siendo cruel y despiadado.

Durante los acontecimientos ocurridos entre abril y julio de 2018, la Policía Nacional tuvo una actitud patriótica, una actitud que llena de orgullo a las/os nicaragüenses porque nunca se doblegaron, nunca olvidaron los valores que les inculcaron en su escuela como Policía, fueron ellas/os las/os que defendieron al pueblo en ese momento donde la gente era víctima del engaño y la traición. De aquí surgió la frase tan famosa emitida por una niña ¡Ahí vienen los Azules! Mis favoritos.

Hasta el día de hoy, los medios internacionales, algunos pocos ciudadanos que viven en Nicaragua y otros que viven en el exterior, con fieles intereses a los enemigos de la humanidad, siguen tratando de desprestigiar a la gloriosa Policía Nacional. El show mediático del día del motín en la cárcel es un fiel ejemplo del intento de desprestigio de esta institución.

En cualquier parte del mundo, siempre una agresión contra un oficial de Policía genera consecuencias. Por ejemplo, en Nueva York, si un agente resulta herido de gravedad, la sentencia máxima llega a los 25 años, en Moscú, la intrusión en la vida de un agente puede costar entre 12 y 20 años de cárcel o prisión vitalicia, en Toronto y Teherán, el agresor puede recibir una condena de hasta cinco años.[3]

Entonces, ¿Qué ocurre con la Policía de Nicaragua? ¿Actuar en legítima defensa es un crimen? ¿Qué habría ocurrido si los agresores le quitan el arma al Centinela? Es claro que un motín histórico habría ocurrido en La Modelo y lo más seguro es que las vidas de muchos agentes de seguridad habrían estado en peligro.

Lo cierto es que como nicaragüenses queremos que se siga construyendo la paz, y por lo mismo, el actuar de la policía heroica nicaragüense debe ser respaldado y defendido con “inteligencia y capacidad”, sin dejarse manipular y siendo fuertes psicológicamente. El enemigo no descansa. Tanto la oposición nicaragüense como la diplomacia gringa quieren seguir fomentando el caos y el terrorismo en nuestra Patria.

El mejor mensaje que puede darle el pueblo de Nicaragua a nuestra gloriosa Policía Nacional es: “Nosotros estamos seguros de que ustedes van a ser Policías eficientes, soldados eficientes que estarán dispuestos a luchar por nuestra patria, a luchar por las conquistas de nuestro pueblo, a estar en la primera trinchera a la hora del combate”. (Comandante Tomás Borge).

A la Unidad y el Amor
Patria es Humanidad

Patria y Libertad

Germán J. Van de Velde


[1] Ministerio de Gobernación (2019). “Segunda Nota de Prensa”, Relaciones Públicas Ministerio de Gobernación. Mes de Mayo.

[2]https://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/459004-nicaragua-seguridad-america-latina/

[3]http://www.redvolucion.net/2019/05/17/como-se-castigan-las-agresiones-a-un-policia-en-distintos-paises/

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.