14 diferencias entre Protestas Populares y golpes suaves

1024 537 Ramón Campos

Compartimos un artículo escrito por Oscar Gómez, titulado: «14 diferencias entre Protestas Populares y golpes suaves». A continuación se presenta el texto original:


Los Pueblos en América Latina están levantando su voz contra aquellas políticas neoliberales que han causado retrocesos sociales. Es indispensable realizar un análisis comparativo para comprender las diferencias entre el descontento social en países como Chile, Ecuador o Haití, con lo que sucede en los procesos sociales de Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

A simple vista vemos manifestaciones populares en Chile, el pueblo alzando la voz ante el sistema opresor de Piñera que no deja de ser una continuación de lo que fue la dictadura militar; en el Ecuador, en contra de las políticas neoliberales de Moreno y no podemos olvidar lo que pasa en Haití, que pide la renuncia de Jovenel Moise, ante la incapacidad de resolver los problemas sociales del país.

Recorrido al pasado de Chile, para entender el presente

Para entender más a fondo toda esta dinámica de protestas debemos de remontarnos al pasado, porque el individuo que no entiende y no analiza patrones históricos, estará condenado a ser manipulado.

Escribir sobre Chile me llevaría una tesis completa, porque hay muchas cosas qué analizar, tantos hechos que marcaron su historia política, que hasta el día de hoy son heridas que siguen abiertas; la figura de Salvador Allende, está más presente que nunca.

En 1973Salvador Allende, sufre un Golpe de Estado y es asesinado por fuerzas militares al mando del General Augusto Pinochet, en plena coordinación con la Casa Blanca, trabajando de la mano con el Secretario de Estado Henry Kissinger, el cual orientó a la CIA, deshacerse de Allende y de su modelo de izquierda, como ejemplo para cualquier país de América Latina.

Después del Golpe a Allende, en 1974, gracias al famoso premio nobel de economía Milton Friedman y sus Chicago Boys, implementaron el primer modelo neoliberal, devolviendo las empresas mineras nacionalizadas por el Gobierno de Allende, a las empresas norteamericanas, manejadas en su mayoría por el consorcio empresarial Rockefeller.

Además de esto, se inició la destrucción del sistema público y de cualquier idea de reivindicación social, a manos de la famosa Operación Condor, ejecutada por la CIA, y las dictaduras del cono Sur, que se encargaron de eliminar a los militantes de izquierda y sus ideas.

La dictadura de Pinochet favoreció a las grandes trasnacionales con su modelo de explotación capitalista. La educación, la salud, los servicios como el agua y la energía, se volvieron el negocio redondo de la clase oligárquica y burguesa. Una clase social que mantiene sus privilegios gracias a los acuerdos de explotación entre el Gobierno de Elite con las transnacionales.

El Chile de hoy y su lucha histórica

El Chile herido y por tantos años en el olvido por su oasis de democracia, como aseguro el presidente Sebastián Piñera, es una total mentira. Y hoy en día las palabras de Allende trascienden a la exaltación popular, que hoy clama Justicia Social.

Los grandes medios de comunicación se han centrado en que toda esta rebelión es por el aumento del pasaje del metro, lo cual es una matriz de opinión para poder minimizar el clamor popular.

En Chile, la expresión juvenil está en las calles, pidiendo enormes cambios, empezando por una Asamblea Nacional Constituyente, la cual redacte una nueva constitución que sustituya la que dejo la Dictadura de Pinochet. Sumado a esto, piden mayor gasto social por parte del Estado.

La situación en Ecuador, está así

En Ecuador pasa algo similar, Lenin Moreno no termina sus acciones regeneradoras del modelo político y económico neoliberal y oligárquico. En sólo dos años ha impulsado al Estado ecuatoriano de vuelta a los años ’90, demoliendo los importantes avances democráticos de la Constitución Política (2008).

La Revolución Ciudadana liderada por Rafael Correa sacó al país de la pobreza. Un sector importante de la sociedad está del lado del correísmo, manteniendo la disputa ante la oleada neoliberal en la región. Se trata de una base político-social defensora del correísmo que desafía el método fracturador, antidemocrático y violento elegido por Moreno para continuar y mejorar el progreso popular logrado entre 2007 y 2017.[1]

El 11 de marzo de 2019, el Gobierno de Lenin Moreno anunció que había llegado a un Acuerdo de Servicio Ampliado por 4.200 millones de dólares a tres años con el organismo multilateral de crédito, el Fondo Monetario Internacional (FMI), en una burda violación a la Constitución de 2008.

Según los artículos 419 y 438, la ratificación de un tratado internacional requiere de la aprobación de la Asamblea Nacional y la Corte Constitucional, en caso de que este comprometa, “la política económica del Estado establecida en su Plan Nacional de Desarrollo a condiciones de instituciones financieras internacionales o empresas transnacionales.”[2]

Además de este acuerdo, Moreno firmó un decreto presidencial para permitir que la empresas trasnacionales explotaran los recursos naturales (gas, petróleo) llevándose una ganancia del 50%, cuando en el 2010 Rafael Correa nacionalizo los hidrocarburos, en donde las transnacionales solo obtendrían 1% de ganancias.

La agenda neoliberal de Moreno, abarcó la disminución del gasto social, privatizó la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, Correos de Ecuador, la aerolínea. Pero lo más insólito, perdonando una deuda de 4500 millones de dólares a los empresarios privados.

El Pueblo ecuatoriano está en las calles, exigiendo a Moreno que rectifique su política nacional y exterior, de servilismo imperial, que está destruyendo los avances de la Revolución Ciudadana, aceptando todas las recomendaciones del FMI, que se basan en eliminar subsidios al combustible, reducción en gasto social y salud.

Haití, del que nadie habla, porque no conviene a sus intereses

Y por último la crisis en Haití, un episodio de las consecuencias, cada vez más estructurales y catastróficas, de una historia de saqueo y olvido.

La crisis política reciente en Haití data desde que Jean BetrandAristide, el primer presidente electo democráticamente en Haití, fue derrocado en 2004. El éxito del segundo golpe en contra de su Gobierno se logró con la aprobación de una comunidad internacional, condicionada por los intereses de Francia (apoyada por Estados Unidos), que no iba a aceptar la exigencia de la reparación histórica que anunciaría el mandatario haitiano.

Desde entonces, la alta inestabilidad política, la enorme debilidad institucional provocada, en gran parte, por la intervención extranjera a través de la “ayuda humanitaria” y la crisis estructural de pobreza (que alcanzó al 80% de la población) se prolongaron sin mejora.

En Haití la crisis de régimen se agudiza luego de semanas de protestas ininterrumpidas. Los disturbios actuales son la culminación de más de un año de agitación y casi tres años de descontento con el actual mandatario, Jovenel Moïse. Los manifestantes se aglutinan en el Palacio Nacional, en las oficinas de la ONU y en las calles para demandar la renuncia del presidente.

Esto se debe a que la Oligarquía en Haití está traspasando tierras campesinas a manos de trasnacionales estadounidenses, para que sean explotadas, y además de la ingeniosa intervención humanitaria por parte de USA y la ONU que no genero aspectos positivos, sumado a la corrupción del dinero robado de las donaciones por parte la Elite.

Haití en estos momentos es un Estado fallido se caracteriza por un fracaso social, político, y económico, caracterizándose por tener un gobierno tan débil o ineficaz, que tiene poco control sobre vastas regiones de su territorio, no provee ni puede proveer servicios básicos, presenta altos niveles de corrupción y de criminalidad, refugiados y desplazados, así como una marcada degradación económica.

¿Qué tienen en común estas protestas con las de Nicaragua, Venezuela y Bolivia?

Pues absolutamente nada.

A continuación, mostramos diferencias entre las protestas en Chile, Ecuador, Haití y Nicaragua, Venezuela, Bolivia.

14 diferencias concretas:

  • 1) Chile, Ecuador y Haití con presidentes y oligarquías bendecidos por el Patrón del Norte y la OEA, pero lo más grave de todo, es que la nueva generación de jóvenes confunde estas protestas con lo que sucede en Nicaragua, Venezuela o Bolivia.
  • 2) Chile, Ecuador y Haití aceptan las recomendaciones del FMI al pie de la Letra.
  • 3) Las grandes transnacionales gringas, explotan a gusto y antojo los recursos naturales en Chile, Ecuador y Haití, en donde las ganancias no son distribuidas en inversión social para el Pueblo. 
  • 4) Y lo más importante: las noticias de las protestas en Chile, Ecuador y Haití no son constantes, porque básicamente la MASS MEDIA es controlada por grandes transnacionales de la comunicación
  • 5) En estos países, las noticias de Lenin Moreno utilizando francotiradores para reprimir las protestas, que Piñera militarizó todo Chile e impuso un toque de queda al muy estilo Pinochet o que Haití es prácticamente un Estado Fallido no son portadas de diario.
  • 6) Las pocas noticias que encontramos desacreditan las protestas, aduciendo que son grupos violentos, cuando la realidad es que son luchas por reivindicaciones sociales de Pueblos hartos por la receta neoliberal, en Chile, Ecuador y Haití.
  • 7) El pueblo chileno, ecuatoriano, haitiano pide acceso a vivienda, salud, educación, mejores salarios, mejores pensiones jubilatorias, acceso al agua, acceso a la energía, todo lo anterior es garantizado en Nicaragua, Venezuela y Bolivia.
  • 8) En Chile, Ecuador o Haití, no vemos a dirigentes sociales o juveniles viajando incansablemente a Estados Unidos para reunirse con políticos gringos para buscar sanciones contra sus países, como en el caso de Nicaragua, Bolivia y Venezuela.
  • 9) Los dirigentes sociales o juveniles en Chile, Ecuador o Haití, no estén siendo capacitados y asesorados por la famosa NED y USAID, a como sucedió en Nicaragua, Venezuela y Bolivia, con sus programas de Liderazgo Político.
  • 10) Venezuela, Bolivia y Nicaragua no permiten que las grandes trasnacionales extranjeras, exploten sus recursos naturales y tampoco siguen al pie de la letra las recomendaciones del FMI, porque nuestros Gobiernos socialistas entienden que afectarían directamente al Pueblo.
  • 11) Al mismo tiempo la OEA, tiene un doble discurso para lo que sucede en Ecuador o Chile y lo que sucedió en Nicaragua o Venezuela, porque a Haití ni lo mencionan.
  • 12) Tampoco hubo destrucción por parte de los protestantes chilenos, ecuatorianos a estaciones de policías o casas partidarias a como sucedió en Nicaragua, Venezuela o Bolivia.
  • 13)  En Chile y Ecuador no hay ningún funcionario de la fuerza pública asesinado, quemado o torturado a como sucedió en Nicaragua.
  • 14) No hay manifestantes armados en Chile o Ecuador o bloqueos violentos de carreteras a como sucedió en Venezuela o Nicaragua.

Los opositores funcionales a los gringos, no tienen dentro su estrategia mejorar los avances sociales, simplemente te hablan del paraíso de la democracia, libertad y derechos humanos.

El mismo lema que vendieron en Medio Oriente, y ahora países como Libia o Irak son la envidia con su modelo democrático dominado por terroristas que fueron creados, asesorados y financiados por los gringos.

La desestabilización en Nicaragua, Venezuela y Bolivia obedece a una estrategia de Golpe Suave. Estrategia diseñada por Gene Sharp que fue agente de la CIA. Todo esto ejecutado por la derecha al servicio de la CIA, utilizando a un sector de la población como carne de cañón para la confrontación interna.

Pero lo más importante, manipular a la población a través del sentimiento mediático con noticias falsas o verdades a medias. Y todo esto se hizo con 5 pasos, usaron el Ablandamiento, la deslegitimación, el calentamiento de calles, la desestabilización y la fractura Institucional, a la vez siguiendo los 198 indicadores de acciones no violentas.

Con esta explicación sencilla, entenderán que hay una enorme diferencia entre lo que sucede en Chile, Ecuador o Haití y lo que sucede en Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

Ante la bota Imperial, el poder Popular

Fuente: https://redvolucion.net

Referencias:

[1]https://www.celag.org/ecuador-y-fmi-misma-piedra-mismo-tropiezo/

[2][1] https://www.celag.org/acuerdo-con-fmi-linea-credito-o-tratado-internacional/

También, te puede interesar:

Contra el poder opresor y en Defensa del Poder Emancipador

La nueva estrategia mediática de la derecha: ser chicha y limonada al mismo tiempo

Sandino y Carlos Fonseca: dos vidas, una lucha

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.