1983: Carta de Comunidades Cristianas de Estelí sobre capturados por Somocistas

1024 537 Ramón Campos

Compartimos con todas y todos una carta enviada de las Comunidades Cristianas de Estelí haciendo referencia a los capturados por Somocistas el 1 de enero de 1983. A continuación, se presenta el texto original:


NICARAGUA

CARTAS DE COMUNIDADES CRISTIANAS DE ESTELI SOBRE CAPTURADOS POR SOMOCISTAS

En este año 1983 recién comenzado, deseamos que la gracia y la Paz del Sr. Jesús esté con ustedes. Somos miembros de las Comunidades Cristianas de la Diócesis de Estelí, situada al norte de Nicaragua, región fronteriza con la república de Honduras.

Como ustedes sabrán, en nuestro país después de un largo tiempo de sufrimiento hemos entrado en un proceso de liberación donde los cristianos hemos tenido la oportunidad de experimentar la práctica del Evangelio que anuncia la buena nueva a los pobres.

Desde el momento mismo del triunfo de nuestra Revolución, el proceso ha sufrido y sigue sufriendo amenazas y agresiones que se han ido concretizando en: bloqueo económico, calumnias, tergiversación de noticias, hasta llegar a secuestros y ataques armados que han ocasionado dolor y muerte en muchas familias de nuestra Iglesia local.

Hoy queremos compartir con ustedes el sufrimiento de nuestras comunidades por la desaparición de una gran cantidad de hermanos, siendo uno de los últimos casos el ocurrido el día 28 de diciembre próximo pasado. Ese día, un grupo de hermanos desarrollaban una labor humanitaria y cristiana cortando café en la Hacienda Agro-Nica en el sector La Hulera a dos kilómetros de la frontera con Honduras; era una jornada de trabajo voluntario que se convertiría en salud, alimentación, vestido, techo, caminos y educación en beneficio de los más pobres de nuestro esperanzado pueblo. En ese comento fueron atacados por bandas armadas provenientes de territorio hondureño, llevándose secuestrados a los siguientes compañeros: Felipe Barreda Rodríguez y su esposa Ma. Eugenia García, William Castil Blanco, Noel Benavidez, Juan Rodríguez y José Siles. De este hecho hay testigos presenciales.

Queremos contarles quienes son para nosotros Felipe, Ma. Eugenia y Noel: Felipe y Ma. Eugenia son un matrimonio con 6 hijos, él de 52 años de edad y ella de 49; hace unos 15 años, a partir de un cursillo de Cristiandad se incorporaron al servicio evangelizador de la Diócesis de Estelí realizando diversos trabajos, siendo más intensivo como dirigentes y rectores de Cursillos de Cristiandad, Encuentros Matrimoniales y Comunidades Eclesiales de Base.

A partir de 1979, Felipe participa en las asambleas diocesanas, llegando a ocupar un lugar en el Consejo de Pastoral Diocesano, trabaja intensamente en la renovación de los Cursillos de Cristiandad y en el Equipo de Educación Popular.

Además colabora intensamente en el proceso histórico de nuestro pueblo.

Ma. Eugenia con un compromiso igual al de su esposo supo encarnar el Evangelio en todas las tareas sociales que por su generosidad y entrega el pueblo le confió (Junta de Gobierno Local, y trabajan en las comunidades del Barrio Ornar Torrijos.)

Noel, un joven catequista de la parroquia de Estelí, presta su servicio en comunidades rurales y el resto de compañeros son miembros de nuestras comunidades cristianas.

San Pablo nos dice:

“Todos nosotros hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un único cuerpo. Cuando un miembro sufre, todos los demás sufren con el (1 Cor. 12, 13. 26) razón de fe suficiente para compartir con ustedes este momento angustioso y demandar, de sus comunidades, la solidaridad activa. Aparte de las oraciones y acciones que ustedes juzguen necesarias, nosotros les pedimos escribir al presidente hondureño Señor Roberto Suazo Córdoba a través de sus embajadas respectivas, pidiéndole que, como máxima autoridad de ese país, gire sus instrucciones a las instancias correspondientes a fin de que nuestros hermanos sean devueltos a sus comunidades y angustiados hogares. Esto serviría como apoyo a las gestiones que nosotros hicimos el día de hoy (5-1-83) ante la embajada de Honduras en nuestro país”.

Que el Señor de la Vida, la Justicia y la Paz nos dé fuerza para continuar luchando cada día más en la construcción de su Reino.

Tomado de: https://www.archivocromero.org.mx

Imagen fotográfica propiedad de: https://barricada.com.ni/

También, te puede interesar:

Mary y Felipe Barreda: Radiografía de un asesinato atroz

Comunicado del FSLN: ¡Sandino Sí, Somoza No!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.