Jacinto Suárez: «Siete años, cuatro meses y veintiún días de aprendizaje»

1024 536 Cuaderno Sandinista

Compartimos Testimonio del Compañero Jacinto Suárez en 1980, por entonces Vicecanciller de la República de Nicaragua. A continuación se presenta el texto titulado «Siete años, cuatro meses y veintiún días de aprendizaje».


Por lo que aprendí en la cárcel, no podría decir que aquellos fueron desperdiciados. Solo que el tiempo que duró ese aprendizaje fue bastante largo. Demasiado largo. Pienso que tengo seis años de haber salido libre, en diciembre cumplo seis años y, al hacer un recuerdo de todo lo que he hecho en este tiempo, no puedo evitar reflexionar sobre lo que dejé de hacer durante aquellos otros siete años y pico que pasé «guardado». Como escuela, fue muy larga. Pero lo importante es que valió la pena.

¿Quién vive más, quién vive menos? Es difícil saberlo. Lo que sí es innegable, es que produce un sentimiento de frustración ver desde la cárcel el desarrollo de la lucha, el giro que tomaban los acontecimientos y no poder participar. Queda, sin embargo, el incentivo que vos también hiciste algo, que nunca te cruzaste de brazos y que participaste en una lucha cuyos frutos se están ahora viendo. Te das cuenta que toda una generación de revolucionarios se forjó al calor de una lucha que nosotros promovíamos desde la cárcel. <<Bueno>>, uno piensa, <<me metí casi ocho años de cárcel, pero los invertí bien>>. Por otro lado, la victoria siempre fue una perspectiva que nunca perdimos de vista y que nos mantuvo firmes en la lucha. A veces, incluso, pienso que la victoria llegó más pronto de lo que nosotros esperábamos.

Nunca nos imaginamos, en 1967, cuando iniciamos nuestra actividad revolucionaria, ni en 1974, cuando salimos en libertad, ni en 1975, ni en 1976, que la victoria estaba tan cerca. Para nosotros la victoria era un sueño dorado y remoto. Y no era pesimismo, sino claridad, para analizar una realidad que te indicaba que la lucha era larga, dura y difícil. Como efectivamente lo fue. Para evitar ser demasiados optimistas, para no ser subjetivos en las apreciaciones de la realidad, nuestros cálculos políticos siempre fueron, digamos, más cautos de lo que efectivamente debían ser. Nunca quisimos acariciar la victoria desde un comienzo, de entrada, para no crear una mentalidad triunfalista que, como pasó con muchos compañeros, se convirtió después en una mentalidad negativa.

La perspectiva de una victoria lejana, fue lo que siempre nos sostuvo. Si nos hubiéramos hecho a la idea de que la victoria estaba ahí mismo y no costaba nada, tarde o temprano nos hubiéramos desmoralizado.

Referencia:

Suárez, Jacinto (2019). «En el mes más crudo de la siembra: Memorias de Jacinto Suárez». 2a edición ampliada y comentada – Managua: Asamblea Nacional, pp. 244 – 246

También, te puede interesar:

Compañero Jacinto Suárez, un testimonio de vida para la Historia

Comunicado: «Jacinto Suárez partió a la eternidad»

Comunicado: ¡Viva el legado imperecedero del Cro. Jacinto Suárez!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.